El Consistorio anuncia una investigación policial sobre los incidentes del pleno y posibles "medidas legales"

El Gobierno local condena esta "acción organizada, agresiva y violenta con el apoyo de un grupo político"
|


Fotonoticia 20171228180205 640


El Ayuntamiento hispalense ha informado de que la Policía Local ha abierto una investigación en torno a los incidentes acontecidos este pasado jueves por la tarde durante la sesión plenaria del mes de diciembre, cuando miembros del colectivo ocupa que habita un edificio de la calle Fray Isidoro de Sevilla protagonizó una bronca protesta zanjada con su desalojo. Además, el asunto ha sido elevado a los servicios jurídicos municipales, "para tomar medidas legales correspondientes en su caso".


La situación acontecía poco antes de las 19,00 horas de ayer miércoles, cuando el pleno del Ayuntamiento debatía una moción de Participa Sevilla en demanda del cumplimiento de múltiples acuerdos plenarios pendientes de ejecución. Para ello, la portavoz del Grupo municipal de Participa, Susana Serrano, leía los nombres de toda una serie de colectivos sociales que apoyarían dicha moción, entre ellos la Corrala Dignidad, para reclamar la ejecución efectiva de los acuerdos aprobados por el pleno a instancias de las fuerzas políticas.


Tras acabar Serrano su intervención, justo cuando el concejal socialista Joaquín Castillo cedía el turno de palabra a IU en su papel de presidente del pleno, un grupo de personas que asistía a la sesión plenaria en calidad de público se levantó de sus asientos y, coreando la consigna de "derecho a techo" y alzando pancartas, avanzó hacia el espacio del salón de plenos donde están instaladas las bancadas de los concejales. Se trataría, en concreto, de miembros del citado colectivo de ocupas.


Dado el caso, el edil socialista ordenó a la Policía Local el desalojo de estas personas, mientras diferentes ediles abandonaban sus escaños y se acercaban para preocuparse por lo sucedido. La incidencia motivó la interrupción de la sesión plenaria, toda vez que el concejal de Participa Julián Moreno criticaba que hubiese "golpes desde el minuto uno por enseñar unas pancartas" y el portavoz municipal de IU, Daniel González Rojas, criticaba el "lamentable espectáculo" implícito en desalojar a personas "por sacar una pancarta" en el pleno.


"INJUSTIFICABLE"


En ese sentido, el concejal de Seguridad, Juan Carlos Cabrera, ha manifestado en un comunicado remitido a Europa Press que "el intento de saltarse los controles y acceder a la bancada de concejales del pleno por parte de un colectivo es un hecho injustificable, lamentable y que no debe repetirse". "Desde el acuerdo o desde el desacuerdo, debemos mantener el respeto y el diálogo por encima de todo porque esa es la base de la democracia", avisa Cabrera.


Cabrera, además, defiende la labor de los agentes que consumaron el desalojo. "La Policía Local realizó su función de proteger y defender la Casa Consistorial y el cumplimiento de la normativa de forma adecuada y completamente proporcionada. Lo que no se puede es basar una estrategia de reivindicación en enfrentarse con los agentes o en provocar situaciones violentas y agresivas con el único fin de llamar la atención o defender una determinada posición política", ha aseverado el concejal socialista.


"Una cosa es una legítima protesta o reivindicación, y otra muy distinta intentar un asalto o una ocupación al pleno, desobedeciendo a la Policía y provocando situaciones lamentables e incómodas no ya para los concejales, sino para los agentes y todo el personal del >Ayuntamiento", insiste el concejal de Seguridad, toda vez que según el Ayuntamiento, la Policía Local ha abierto una investigación y está recabando todas las imágenes y testimonios sobre esta "acción organizada, agresiva y violenta, realizada por parte de un grupo de personas que ocupa un edificio en la Macarena y que contó con el apoyo de un grupo político".


El gobierno local socialista, además, expone que va a "poner toda la documentación a disposición de los servicios jurídicos del Ayuntamiento, para tomar medidas legales correspondientes en su caso, dado que se intentó ocupar con ánimo agresivo y entre insultos y amenazas el salón de plenos, saltándose los controles para alcanzar la zona ocupada por los concejales".