La Policía Local interviene casi 17.000 artículos pirotécnicos durante la primera fase del operativo de Navidad

​El delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, reclama responsabilidad a los padres de los menores para evitar casos como el de Jaén
|


Inspecciu00f3n


La Policía Local, cuerpo adscrito a la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores del Ayuntamiento, ha realizado por el momento inspecciones en un total de 87 establecimientos en los que se comercializaban productos pirotécnicos sin la debida autorización, con la intervención de casi 17.000 artículos pirotécnicos de las categorías F1 y F2. Se trata del balance de la primera fase del operativo especial de control de estos artículos desplegado para las fiestas, y que se intensifica conforme se acerca la Nochevieja.


“La vigilancia de la Policía Local debe verse correspondida por los padres y tutores legales de los menores que usan este tipo de productos. Una actitud responsable y educativa que desde la Policía Local se pide, y que evitaría accidentes como los que se producen cada año y que pueden tener consecuencias irreparables”, ha dicho el delegado del ramo, Juan Carlos Cabrera. De hecho, la Policía Local está realizando un importante trabajo de concienciación ciudadana a través de las redes sociales y de control tanto de los establecimientos autorizados como de aquellos que los venden de forma ilegal. Los agentes policiales intervendrán los productos pirotécnicos cuando se estén usando de forma irregular, tanto por edad como por condiciones de seguridad en su uso. Y en el caso que los denunciados sean menores de edad, los agentes procederán a localizar a los padres o tutores para su identificación y comunicación de lo ocurrido.


“Es preciso que padres o tutores de los menores eduquen a los menores sobre la peligrosidad de estos elementos que causan lesiones muy graves, como el ocurrido la pasada Nochebuena en Jaén, donde un menor de 13 años ha perdido la mano como consecuencia de la manipulación de un petardo”, ha remarcado Cabrera. El delegado ha felicitado a la Policía Local de Sevilla “por las intervenciones realizadas en este y en el resto de ámbitos en los que actúa el operativo especial para que la Navidad se desarrolle con normalidad en nuestra ciudad”.


ESTABLECIMIENTOS AUTORIZADOS E INFORMACIÓN DE UTILIDAD


En Sevilla los establecimientos autorizados se encuentran en las calles Linde, Japón esquina con India, en el Aeropuerto Viejo (Huerta Niño Nicasio), Edificio Vista Bella, Bloque dos (Bellavista), en las calles Teruel y Carlos Marx, en la Avenida de Bellavista, en la calle Telegrafista, en la Carretera de Brenes (Barriada de Valdezorras) y en la Avenida de Montesierra. Estos productos deberán estar clasificados por categorías, de las que tan solo está permitida la venta a los particulares de las categorías FI, FII, y FIII, recogidas en el Reglamento de Pirotecnia Real Decreto 989/2015 (BOE n° 267 del 7 de noviembre de 2015). Se limita el uso y venta de productos pirotécnicos según las edades del usuario, debiendo ser siempre mayor de 12 años. Está prohibido el suministro y uso de artículos pirotécnicos a menores de 12 años.


El límite de productos que pueden transportarse en los vehículos particulares es de 10 kilos. Está prohibida la venta a personas con sus capacidades mermadas por el alcohol o las drogas o a personas con disfuncionalidad psíquica. De igual modo está prohibida la venta ambulante de estos productos. Además de la limitación de edad según la clase de producto, existen unas distancias de seguridad para evitar cualquier riesgo.


CONSEJOS DE LA POLICÍA LOCAL


Respetar los límites establecidos respecto a las edades para su compra y uso de los productos pirotécnicos, así como las distancias de seguridad.

Cuando se transporten los petardos fuera de casa, llevarlos en una bolsa en lugar de llevarlos en los bolsillos, cerca del cuerpo.

Si al usar un petardo observamos que está deteriorado, desecharlo.

Utilizarlos apoyados en algún lugar, y nunca cogidos con la mano ni cerca del cuerpo, encendiendo la mecha por el extremo.

Lanzar estos productos hacia las personas o animales es muy peligroso, así como hacerlo en zonas con materiales combustibles o inflamables.

Introducir petardos en botellas o recipientes es una práctica muy peligrosa dado que los fragmentos salen disparados y pueden causar lesiones graves.