La Diputación abre el plazo para que los municipios puedan presentar las solicitudes para el FEAR

Como novedad, y de manera excepcional, en esta convocatoria se podrá conceder el anticipo en una cuantía que exceda el límite de los tres millones de euros
|


Fear



La Diputación de Sevilla ha abierto el plazo para que los municipios puedan presentar sus solicitudes para optar a la nueva convocatoria del Fondo Extraordinario de Anticipos Reintegrables (FEAR), dotada con 23,26 millones de euros.Según publica el Boletín Oficial de la Provincia, recogido por Europa Press, el plazo para presentar las solicitudes a esta segunda convocatoria del FEAR este año será de diez días naturales, a contar desde este mismo martes. La Diputación ya lanzó una primera edición en 2017 de más de 46 millones de euros, que fueron solicitados por casi medio centenar de entidades locales. 


En esta ocasión, el FEAR está dirigido con carácter preferente a las entidades locales que no pudieron concurrir a la convocatoria anterior y también a aquellas que, habiendo obtenido una concesión, no agotaron el límite máximo de anticipo ordinario neto previsto para 2017 en función de las líneas a las que optaron. Siguiendo la orientación marcada en este año, en esta edición las entidades podrán optar a seis líneas de ayuda, que repiten en cuanto a su finalidad.


Como novedad, y de manera excepcional, en esta convocatoria se podrá conceder el anticipo en una cuantía que exceda el límite de los tres millones de euros, como se establece en las bases, para las líneas dos y tres, es decir, para inversiones y para refinanciación de operaciones de crédito. En general, se trata de seis líneas, donde la primera se centra en financiar los denominados préstamos de mandato, la segunda es para inversiones, la tercera está destinada a refinanciación de operaciones de crédito a largo plazo, la cuarta se dirige a la cancelación de deudas con la Seguridad Social y con la Agencia Estatal Tributaria, la quinta se centra en cubrir necesidades transitorias de Tesorería y la sexta está dirigida a la conversión de deuda a corto plazo vigentes en operaciones de crédito a largo. 


Como es habitual, las vías de ayuda propuestas no son excluyentes aunque sí es conveniente que las entidades locales fijen un orden de prelación en las solicitudes. Fijándose una cuantía máxima para cada entidad sobre el total del fondo, se alcanzará con ello una distribución equitativa para los adjudicatarios de esta segunda edición del FEAR 2017.