La Policía Local registra 600 actuaciones ayer viernes en el dispositivo especial del fin de semana

​Doce positivas de las casi 300 pruebas realizadas en distintos puntos de control de alcoholemia y drogas en toda la capital
|


Policu00eda Local 2


La Policía Local de Sevilla, cuerpo adscrito a la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores del Ayuntamiento, ha activado de nuevo este fin de semana un dispositivo especial para controlar el fenómeno de la botellona y otras formas de ocio en la vía pública que puedan alterar la convivencia en la ciudad. Un operativo con más de 140 agentes se desplegó anoche, gran parte para vigilar el consumo de bebidas en espacios públicos y el resto, para el dispositivo de atención a la ciudad y servicios centralizados. Ese dispositivo especial comenzó a funcionar a primera hora de la noche en zonas como Alameda de Hércules, Alfalfa, Alfredo Kraus, Triana, Sur, Arenal, Colón, Nervión, Sevilla Este, Macarena Tres Huertas y Parque Alcosa, entre otras. Ay erviernes, un motorista de unos 30 años falleció en la Avenida de María Luisa tras estrellarse contra un árbol. Efectivos de Epes 061 trataron de reanimarle, siendo imposible por la gravedad de las lesiones sufridas. El Equipo de Investigación de Siniestros Viales de la Policía Local continúa investigando las causas. 



El principal cometido de ese operativo especial es disuasorio y preventivo, evitando la permanencia de personas en las vías públicas para que no alteren el derecho al descanso durante la noche. A pesar de este objetivo disuasorio, se formularon 106 denuncias por consumo de alcohol en la vía pública y la intervención de los efectos en zonas como Alameda, Alfalfa, Viapol o en las inmediaciones de la Avenida Reina Mercedes, así como 15 denuncias de tráfico y siete atestados por distintos motivos. Se detuvo a dos hombres, de 39 y 26 años, por robo en el interior de vehículos en la Avenida Marqués de Pickman, quienes acumulaban 11 y tres detenciones anteriores, respectivamente.


El dispositivo conformado por efectivos de Policía Local tanto de uniforme como de paisano pertenecientes a la Unidad Línea Verde, que está especializada en control de establecimientos, inspeccionó 27, e iniciaron 17 expedientes sancionadores. El Centro de Control de la Policía Local, lugar donde se gestionan las incidencias que se reciben en el 092, registró un total de 115 incidentes por llamadas de vecinos. De estas 23 fueron por presencia de personas en la vía pública consumiendo bebidas y otras 13 fueron por molestias por ruidos entre vecinos. Tanto a unas como otras se les encomendaron patrullas para su resolución en el lugar. Como cada fin de semana, la coordinación desde Cecop de la actuación de Lipasam tras la intervención de los operativos de Policía Local permite que los entornos recuperen su aspecto habitual en un corto periodo de tiempo. En la zona centro, este dispositivo recogió unos 500 kilos de residuos procedentes de la concentración de personas en espacios públicos.


La Policía Local, además, continúó con su trabajo en la prevención de los accidentes de tráfico, siendo una de sus líneas de actuación la detección de conductores que hayan consumido alcohol o drogas. Para ello, en diferentes puntos de la ciudad se activaron controles de alcoholemia y drogas como medida de prevención. Durante la pasada noche, fueron doce los conductores que dieron positivo en alcoholemia, el cuatro por ciento de un total de 294 pruebas practicadas. El delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Cabrera, ha lamentado el fallecimiento del joven motorista, y traslada sus condolencias a familia y amigos.


“Es importante continuar con el trabajo de concienciación, divulgación y control de la alcoholemia y las drogas en la conducción y el uso del casco de protección para evitar resultados tan trágicos con el de esta noche en Sevilla”, ha dicho Cabrera. El delegado ha insistido en que la Policía Local estará muy presente en las calles para detectar el máximo de conductores que hayan bebido, especialmente de cara a las fiestas navideñas y sus tradicionales comidas y cenas. “Cada conductor ebrio que se detecte en un control de alcoholemia en la ciudad es un posible accidente de tráfico que evitamos en nuestras calles y sus consecuencias”, ha concluido.