Isabel Escartín es elegida de nuevo como decana del Colegio de Procuradores de Sevilla

Escartín ha destacado la importancia del papel que desempeña el colectivo de procuradores no sólo como representantes procesales de las partes en los litigios sino en sus funciones de carácter público
|


Isabel escatin


María Isabel Escartín García de Ceca ha sido reelegida por aclamación como decana del Colegio de Procuradores de Sevilla, con el respaldo por la gestión realizada, al no haberse presentado ninguna otra candidatura a las elecciones que tuvieron lugar el pasado viernes 24 de noviembre, según ha informado esta institución en un comunicado.


En estos cuatro años, tanto la decana como su Junta de Gobierno tienen como objetivo "prioritario" la prestación de los servicios de máxima calidad a colegiados y ciudadanos, favoreciendo la inmediatez de la respuesta de forma eficaz y continuando con la optimización de los recursos colegiales, lo cual ha permitido reducir las cuotas en un 22 por ciento en el presente ejercicio. 


De igual forma, se prestará una "muy especial atención" al servicio de asistencia jurídica gratuita gracias a la implantación de nuevos programas de gestión y estando a la espera de que se concreten en 2018 los compromisos alcanzados para los incrementos en sus retribuciones con la nueva orden de módulos y baremos sobre la que se ha trabajado "intensamente" con la Junta de Andalucía. 


Escartín ha destacado la importancia del papel que desempeña el colectivo de procuradores no sólo como representantes procesales de las partes en los litigios sino en sus funciones de carácter público, "en la permanente colaboración con los órganos jurisdiccionales junto a la labor realizada de modernización de la Justicia, con la que seguiremos comprometidos como pioneros en la aplicación de las nuevas tecnologías y en la herramienta Lexnet".


El Colegio de Procuradores de Sevilla realiza una media de 8.000 notificaciones judiciales diarias y los traslados de copias a las contrapartes procesales, contribuyendo a la agilización y descongestión judicial. Asimismo, han adquirido capacidad de certificación para efectuar actos de comunicación, "lo que sin duda ha mejorado los tiempos de respuesta en los procedimientos".


La decana quiere manifestar "la conveniencia de que los procuradores adquieran más competencias, como sucede en el entorno europeo, para convertirnos en agentes de ejecución". "Entiendo que la asignatura pendiente más significativa es la solución del problema de retrasos en las ejecuciones judiciales, sobre todo en el orden civil, siendo ahí donde los procuradores estamos llamados a proporcionar una llave en estos momentos para que, como en otros países de Europa, los procuradores sean agentes especializados de ejecución bajo la tutela y dependiendo en todo momento del letrado de la Administración de Justicia", señala Isabel Escartín.