El Ayuntamiento de Tomares inaugura la nueva plaza del Ayuntamiento con una fiesta multitudinaria

Uno de los objetivos fundamentales de la remodelación de la plaza a principios de año era "potenciar su carácter social como lugar de reunión y disfrute
|


Tomares 3


El alcalde de Tomares (Sevilla), José Luis Sanz (PP), ha inaugurado la plaza del Ayuntamiento tras las actuaciones de reforma llevadas a cabo con una gran fiesta infantil, a la que acudieron cientos de vecinos del municipio. Antes de la remodelación, la plaza presentaba un avanzado estado de deterioro pues no se había reformado desde principios de los años 90. Las obras, que comenzaron hace un año, han requerido una inversión de 472.561,25 euros sufragados por la Diputación Provincial de Sevilla a través del Plan Supera IV, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado. 


La Banda Sinfónica Municipal de Tomares, dirigida por Carmelo Sosa, fue la encargada de abrir la jornada festiva de la localidad. Además, los asistentes pudieron disfrutar de un gran espectáculo de globoflexia y numerosos talleres infantiles de pintacaras, globos y pompas de jabón. 


Precisamente, uno de los objetivos fundamentales cuando comenzó la remodelación de la plaza a principios de año era "potenciar su carácter social como lugar de reunión y disfrute de todos los ciudadanos" por lo que, en la actualidad, la plaza cuenta con numerosos espacios para el ocio y descanso de los vecinos. La remodelada plaza ha sido dotada de una zona con bancos y césped artificial y se ha habilitado en el lateral derecho de la misma con un columpio adaptado para niños con movilidad reducida, dos juegos de muelles y un tobogán. 


Otras de las novedades es la gran pérgola de cuatro metros de ancho por 50 de largo que se colocado delante de la zona comercial y de restauración, la cual se dotará de una gran lona que permitirá crear en verano una amplia zona de sombra para que los clientes.  Además, la remodelada plaza también cuenta con una fuente transitable situada en el centro del recinto, dotada de quince caños  verticales que se llenan de luces de colores al caer la noche. 


Se trata también de una fuente ecológica debido a que el agua no potable que  sale de sus caños se reutiliza constantemente al pasar por un circuito cerrado. Al ser transitable, permitirá la instalación de estructuras temporales en diferentes momentos del año, como las carpas de la feria del libro o las atracciones navideñas. Junto a ello, todo el mobiliario como los bancos y papeleras han sido sustituidos por elementos nuevos. También se ha dotado a la plaza de un bicicletero para fomentar el transporte no contaminante y de una fuente de agua potable para beber.