El Área Sanitaria de Osuna incorpora opiniones de pacientes y voluntarios para mejorar el abordaje del cáncer

​A través de la técnica del Grupo Focal, se incluye la visión ciudadana en la estrategia de optimización del proceso asistencial oncológico​
|


Fotonoticia 20171116153545 640


El Área de Gestión Sanitaria de Osuna ha desarrollado un Grupo Focal con el objetivo de conocer la opinión de la ciudadanía sobre la atención sanitaria en el proceso de cáncer y así detectar ámbitos de mejora mediante los cuales optimizar su abordaje. De este modo, la ciudadanía está aportando desde la experiencia como pacientes, familiares o voluntarios, su visión en los distintos recorridos de este proceso de salud: sospecha, diagnóstico y tratamiento.


El Grupo Focal es, según se explica en un comunicado, una técnica cualitativa de recolección de información basada en entrevistas colectivas dirigidas a grupos homogéneos que, en el ámbito sanitario, se convierte en una extraordinaria herramienta de opinión y participación ciudadanas de cara a la mejora de los servicios sanitarios. A través de ella se conoce lo que piensan y opinan los participantes sobre un determinado tema.


En el caso concreto del Área de Gestión Sanitaria de Osuna, se ha organizado un grupo representativo formado por diez personas cuyos resultados iniciales, según su directora gerente, Francisca Díaz Alcaide, "han sido muy valiosos dado que a través de la perspectiva personal, familiar o voluntaria (desde la AECC) enriquecen nuestra labor asistencial en el Proceso Cáncer hacia la mejora continua".


ALTO GRADO DE SATISFACCIÓN HACIA LA LABOR DE LOS PROFESIONALES


Presentado por Díaz Alcaide y dinamizado por el subdirector médico del Área Sanitaria de Osuna, Víctor Ortega, este grupo focal ha destacado como conclusión general el alto grado de satisfacción hacia la labor de los profesionales de esta área sanitaria implicados en el proceso oncológico, reconociendo un avance importante en los últimos años. Del mismo modo, valoran muy positivamente la implicación y el interés de los profesionales, la información recibida, la diligencia y el trato humano.


Por su parte, los participantes en esta dinámica de trabajo de mejora entienden que los plazos y la espera para completar tanto el diagnóstico como el tratamiento son adecuados; si bien, a veces, cualquier espera es percibida en el proceso del cáncer como prolongada debido a su gran incertidumbre.


Como áreas de mejora, señalan una mayor continuidad en la designación de los profesionales de oncología que los tratan, que pueden cambiar de unas visitas a otras. Además, destacan la preferencia por estar en el entorno domiciliario y familiar en comparación con la posibilidad de hospitalización mientras se completa el diagnóstico, siempre que sea posible; aunque la decisión se debe tomar de forma conjunta entre los profesionales, los pacientes y las familias en el marco de la toma de decisiones compartidas, la está presente en todo el proceso.


Por último, y al contrario de lo que suele pensarse, pacientes y familiares ponen el acento en limitar las revisiones de carácter hospitalario tras el tratamiento. Apostillan que "acudir al hospital para lo estrictamente necesario les permite alejarse, en la medida de lo posible, de la sensación de estar enfermos y recobrar la normalidad en su vida".