La campaña de Infoca finaliza en la provincia con 1.617 hectáreas afectadas por incendios forestales

​La Junta prorrogó la prohibición del uso fuego en estos espacios hasta el 31 de octubre debido a las excepcionales condiciones meteorológicas
|


1502372000 350986 1502372219 noticia normal


El 66,39 por ciento del total de 122 fuegos registrados en terrenos forestales en la provincia de Sevilla desde el 1 de enero al 31 de octubre han quedado en conatos (es decir, aquellos cuya superficie afectada fue inferior a una hectárea) en una campaña de extinción de incendios forestales que ha estado marcada por unas condiciones meteorológicas muy adversas. Así, de todas las actuaciones realizadas en terrenos forestales en la provincia de Sevilla, 81 resultaron conatos, mientras que 41 (el 33,61 por ciento restante) tuvo categoría de incendio. En total, la provincia de Sevilla ha concentrado el 13,38 por ciento de las actuaciones forestales llevadas a cabo por el dispositivo de Infoca en Andalucía en la campaña de 2017.


Éstas son algunas de las conclusiones extraídas hoy del Comité Asesor del Dispositivo para la Prevención y Extinción de Incendios Forestales de Andalucía, el Plan Infoca, reunido en la sede de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla que ha presidido la delegada del Gobierno andaluz en Sevilla, María Esther Gil, y en el han estado presentes, entre otros, el subdelegado del Gobierno de España en Sevilla, Ricardo Gil-Toresano, y el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Losada.


En el encuentro, la delegada del Gobierno ha indicado que esta edición del Plan se ha caracterizado por temperaturas muy elevadas durante la mayor parte de la campaña de extinción de incendios forestales. En concreto, Gil ha destacado que “en el periodo comprendido entre el 1 de junio y el 30 de octubre se activaron 43 avisos de fenómenos meteorológicos adversos de diferentes niveles, entre los que destacaron diez de nivel naranja por altas temperaturas y 29 de nivel amarillo por altas temperaturas”.


En este sentido, la delegada ha recordado como, en la presente campaña, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio prorrogó hasta el 31 de octubre, 15 días más de lo habitual, la prohibición del uso del fuego en espacios forestales y de influencia forestal (franja de 400 metros) en Andalucía, debido a las excepcionales condiciones meteorológicas que sufre la comunidad autónoma: elevadas temperaturas y escasez de precipitaciones, lo que provoca que el estrés hídrico de la vegetación sea ahora mayor que al de principio de verano.


Esta ampliación conllevó la continuidad de las restricciones sobre el uso del fuego reguladas en la orden publicada en BOJA el 29 de mayo de 2009 para la época de peligro alto de incendios forestales y que todo el operativo del Plan Infoca estuviera centrado exclusivamente en las tareas de extinción de incendios forestales. En total, la campaña de este año en la provincia se ha saldado con un total de 1.617,07 hectáreas de terrenos forestales afectadas -1.046,58 hectáreas de arbolado y 570,49 de matorral-, lo que supone el 10,54 por ciento del total de la superficie forestal afectada en Andalucía.


En cuanto a las causas de los fuegos forestales registrados en la provincia, la delegada del Gobierno ha indicado que “los más comunes son los incendios intencionados, que suponen el 44,3 por ciento; seguidos por los derivados de negligencias, el 27,5 por ciento; y los causados por accidentes, que son el 5,3 por ciento”. En este sentido, la delegada ha destacado “que un aspecto llamativo de la presente campaña es que se ha producido un descenso de los fuegos intencionados mientras que han aumentado los derivados de negligencias”.


En este punto, María Esther Gil ha señalado que la Junta de Andalucía, a través del Plan Infoca, ha reanudado ya los trabajos preventivos en los montes de las ocho provincias andaluzas, ya que ha recordado que “una de las características más relevantes del Plan es la integración bajo la misma dirección de la prevención y lucha contra los incendios forestales”. Así, ha indicado que entre los meses de enero a diciembre -y teniendo en cuenta el paréntesis del periodo de alto riesgo- se actúa de forma mecanizada sobre 3.821 kilómetros lineales de cortafuegos y manualmente en otros 6.052.


Asimismo, la delegada ha valorado que el Gobierno andaluz ha incrementado en diez millones el presupuesto del Infoca para 2018, con lo que alcanzará los 168 millones de euros. De esos diez millones de incremento, ocho estarán destinados tareas preventivas, y dos a labores de extinción. Los presupuestos contemplan un aumento de la dotación, con 50 efectivos más, y una nueva oferta de empleo para el año próximo. Gil ha indicado también que ante circunstancias meteorológicas adversas “desgraciadamente no hay inversión o trabajos preventivos que eviten grandes fuegos, pero la concienciación y educación ambiental, la precaución y la colaboración con los dispositivos de emergencia son fundamentales en la lucha contra los incendios”.


NIVEL UNO


Del total de alertas por incendios forestales registrados este año en la provincia sevillana, la Delegación del Gobierno andaluz en Sevilla ha activado el nivel uno del Plan de Emergencias por Incendios Forestales en tres ocasiones: el 24 de junio a causa de un incendio forestal en el municipio de Castilblanco de los Arroyos; el 23 de julio, motivado por un fuego forestal en La Puebla del Río; y el 8 de septiembre derivado de un fuego que se originó en la provincia de Huelva, en el Paraje El Guijarro de La Granada de Riotinto, y que finalmente también afectó a la de Sevilla, lo que obligó a evacuar a 510 personas de algunas pedanías de la localidad de El Castillo de las Guardas.


El nivel uno del Plan de Emergencias por Incendios Forestales hace referencia a aquellos incendios que pudiendo ser controlados con los medios de extinción previstos en el Plan, se prevé por su posible evolución, la necesidad de la puesta en práctica de medidas para la protección de las personas y de los bienes.


DATOS 112


En lo que va de año, Emergencias 112 Andalucía ha atendido un total de 5.350 incidencias gestionadas en relación con incendios agrícolas y forestales en la provincia de Sevilla. Esta cifra supone 1.054 incidencias más que las registradas en el mismo periodo en 2016, lo que demuestra la confianza de los ciudadanos en el teléfono de emergencias de la Junta para la alerta y movilización de los operativos en la lucha contra el fuego, y consolida a este servicio como una de las principales fuentes de alerta de incendios para la ciudadanía.


Junto a las llamadas a través de 112, se encuentran también los avisos procedentes de los Sistemas de Vigilancia y Detección del Plan Infoca, mientras que el resto se canaliza a través de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o los servicios de Extinción de Incendios y Salvamento, entre otros.


ESFUERZO COLECTIVO


El dispositivo del Plan Infoca en la provincia cuenta con el esfuerzo colectivo de los distintos cuerpos que lo integran, como el personal de Emergencias Andalucía–112 y Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA), las patrullas de prevención e investigación de la Unidad del Cuerpo nacional de Policía Adscrita a la CCAA, los bomberos de la provincia, que apoyan al dispositivo en actividades de extinción para protección de bienes de naturaleza no forestal, o el Servicio de Carreteras de la Consejería de Fomento y Vivienda a través de campañas de desbroce y tratamiento para evitar situaciones que favorezcan el inicio de incendios, con especial atención a zonas sensibles (Sierra Norte y Sierra Sur).


El dispositivo está formado también por efectivos y vehículos de la Guardia Civil que desempeñan tareas de vigilancia y control en montes y áreas de influencia, auxilio en caso de incendio e investigación de causas, así como por Protección Civil del Estado, que participa en los comités y pone a disposición del operativo medios aéreos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Por su parte, empresas como Endesa, Adif o Red Eléctrica Española también participan en el dispositivo con diversas actuaciones no sólo de mantenimiento y prevención, sino también en lo que a intervención y aviso de incendios forestales se refiere.