El Gobierno central destaca la "alta especialización" de los buceadores que participan en el Guadalquivir

El subdelegado en la provincia, Ricardo Gil-Toresano, subrayó “la coordinación entre unidades e instituciones para mejorar la formación de los efectivos" en la actividad organizada por la UME
|


IMG 20171115 122449 resized 20171115 014537349


El subdelegado del Gobierno en Sevilla, Ricardo Gil-Toresano ha destacado “la alta especialización” de los buceadores que están participando durante estos días en un ejercicio conjunto, organizado por la UME en el río Guadalquivir, y ha subrayado la importancia que tiene “la coordinación entre unidades e instituciones para mejorar la formación de los efectivos que habitualmente participan en tareas de salvamento y rescate “porque es un claro beneficio para ellos y, por extensión, para toda la ciudadanía”.


El segundo batallón de la Unidad Militar de Emergencias, con sede en la base aérea de Morón, está llevando a cabo desde ayer martes y hasta mañana jueves, un ejercicio conjunto con distintos equipos de buceadores de la geografía nacional. Este tipo de ejercicios se viene realizando cada año con el objetivo de reforzar el sistema nacional de Protección Civil y Emergencias en materia de búsqueda y trabajos subacuáticos.


Con estas escuelas prácticas se pretende la resolución de múltiples sucesos y trabajos subacuáticos en aguas interiores con poca visibilidad. Han sido 64 los buceadores de las distintas administraciones los que se han estado sumergiendo en el río, entre ellos Bomberos de Sevilla, Salvamento Marítimo, Policía Nacional, Guardia Civil, Regimiento de Pontoneros de Zaragoza, buceadores de la Armada de Cádiz y buceadores de la propia Unidad Militar de Emergencias.


Durante estos días se están realizando trabajos de reconocimiento de orillas, de infraestructuras, búsqueda y recuperación de cadáveres con apoyo cinológico, búsqueda y recuperación de material sumergido, reconocimiento de cascos de buques, liberación de personas atrapadas bajo el agua, soldaduras subacuáticas o buceo en aguas contaminadas.


Todos han estado trabajando unidos, cada uno en las misiones que le son propias o conjuntamente, pero siempre complementándose para solventar cualquier situación, algo que para el subdelegado del Gobierno es de gran importancia “ya que la preparación es fundamental para conseguir una mayor fluidez, un mejor conocimiento de las diferentes técnicas que se utilizan en estos casos, logrando de esta forma dar un mejor servicio al ciudadano cuando sea necesario”.


Durante estas jornadas se realizan trabajos de reconocimiento de orillas, de infraestructuras, búsqueda y recuperación de cadáveres o liberación de personas atrapadas bajo el agua, soldaduras subacuáticas, buceo en aguas contaminadas… Estas actividades tienen como finalidad principal fortalecer el sistema nacional de Protección Civil y Emergencias a través de la colaboración horizontal entre todos los grupos de intervención de las diferentes administraciones.


IMPORTANCIA  DE LOS EJERCICIOS DE ADIESTRAMIENTO


El subdelegado del Gobierno ha destacado la importancia que tienen estos ejercicios de adiestramiento impartidos por militares de la UME “para que los efectivos que están participando adquieran destreza en entornos hostiles y así poder desarrollar con más seguridad rescates y asistencias en medios acuáticos naturales y aguas en movimiento”. El subdelegado ha hecho hincapié “en la gran suerte que tenemos en Sevilla y Andalucía” de que el II Batallón de la Unidad Militar de Emergencias tenga su sede en la Base de Morón de la Frontera, “a todos ellos quiero agradecer su dedicación, su servicio y su profesionalidad”.


“En sus doce años de existencia, la UME se ha convertido en un elemento imprescindible de la lucha contra las emergencias dentro y fuera de nuestras fronteras gracias al alto grado de formación y especialización de sus integrantes para la actuación frente a incendios forestales, inundaciones, grandes nevadas, derrumbes o riesgos tecnológicos, como lo ha demostrado con su participación en las labores de rescate del último terremoto de México”, ha afirmado Gil-Toresano. Estas escuelas prácticas de trabajo conjunto se realizan en diferentes escenarios del río Guadalquivir donde las condiciones de visibilidad son prácticamente nulas, lo que exige a los buceadores una concentración y esfuerzo máximo.