Fallece un trabajador tras ser golpeado por el brazo de una grúa en un taller de Alcalá de Guadaíra

​Los hechos tuvieron lugar sobre las 16:30 horas de ayer lunes en una empresa de carrocerías ubicada en el polígono industrial 'La Red'
|


Poligonolared


Un trabajador de 52 años de edad, vecino de Sevilla, ha fallecido tras ser golpeado por el brazo hidráulico de una grúa en un taller mecánico ubicado en el polígono industrial 'La Red' de la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra. De este modo, fuentes del servicio de Emergencias 112 y de la Policía Nacional han informado a Europa Press de que los hechos tuvieron lugar sobre las 16:30 horas de ayer lunes en una empresa de carrocerías ubicada en dicho polígono industrial.


De este modo, el trabajador fallecido se encontraba junto a un compañero trabajando en la reparación del brazo hidráulico de una grúa cuando, en un momento dado, se habría producido una explosión y una pieza del brazo habría golpeado en la cabeza al fallecido. Tras ello, se dio aviso a la Policía Local, a la Policía Nacional, a la Inspección de Trabajo, al Centro de Prevención de Riesgos Laborales y a los servicios sanitarios del 061, han indicado las mismas fuentes consultadas por Europa Press.


Finalmente, y en vista de la gravedad de las heridas sufridas a consecuencia de este accidente laboral, el trabajador fue trasladado en un coche particular por sus propios compañeros hasta el Hospital Virgen del Rocío de la capital hispalense. No obstante, el trabajador no ha podido recuperarse de las graves heridas sufridas y finalmente ha fallecido en el centro hospitalario.


Por su parte, el secretario de Acción Sindical de CCOO de Sevilla, Carlos Aristu, avisa de que “Sevilla es la segunda provincia de España con más muertes en el tajo debido a la jungla laboral en la que nos encontramos por culpa de las reformas laborales, la extrema precariedad, la falta de acciones por parte de las administraciones y empresarios pirata que buscan aumentar sus beneficios a costa de la vida de los trabajadores y trabajadoras”. Según el sindicalista, “como en cada muerte en el trabajo nos personaremos como acusación popular”. Aristu ha exigido a las administraciones “que dejen de mirar para otro lado y dejen de hacer prevención de papel y pongan los medios necesarios para que cortemos la sangría de muertes en el tajo”.