La falta de acuerdo con el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaira lleva a Sato Sport al cese en la gestión de su centro

La operadora deportiva le presentó un informe de actividad al Ayuntamiento que reflejaba la "inviabilidad económica" del proyecto en la localidad
|


Imagendellasinstalacionesdelclubsatosportalcaldeguadairafoto1


La operadora sevillana de centros deportivos 'Sato Sport' ha efectuado el cese de su actividad el pasado 31 de octubre como gestora de las instalaciones de El Zacatín ubicadas en el municipio sevillano de Alcalá de Guadaíra, tras "no haber podido llegar a un acuerdo favorable con el Ayuntamiento".


Tras un año de negociaciones con el Consistorio de la localidad, la entidad ha rescindido el contrato de concesión debido a la "imposibilidad económica de seguir manteniendo la explotación del centro alcalareño y ante la negativa del Consistorio de llegar a un acuerdo favorable para ambas partes", según ha informado la entidad en un comunicado.


En octubre de 2016, la operadora deportiva mantuvo las primeras conversaciones con el Consistorio, al cual le presentó un informe de actividad que reflejaba la "inviabilidad económica" del proyecto en la localidad. Esto se debía a que, cuando se aprobó la concesión en 2005, se había creado bajo "unas expectativas de población y desarrollo industrial en Alcalá de Guadaíra que no se han cumplido", como el paso del metro para revitalizar el municipio, según afirma.


Tras estos resultados y varias propuestas para el mantenimiento del centro, la compañía deportiva y el Ayuntamiento diseñaron un acuerdo por el cual Sato Sport percibiría un pago de tres millones de euros, lo que suponía "la mitad del valor actual del complejo deportivo tras las inversiones realizadas, a abonar por el consistorio en el transcurso de los próximos tres años". Como parte de ese acuerdo, durante esos tres años, Sato Sport debía ceder la explotación de las instalaciones a un operador deportivo que ayudase en la transición hasta que el consistorio asignase de nuevo la concesión.


Debido a las "discrepancias políticas" de la corporación municipal, según incide, este acuerdo, "en un primer momento aceptado, ha sido rechazado". Ante esta situación, Sato Sport comunicaba en julio de este año al Consistorio que cesaría su actividad a finales de octubre si no se llegaba a un entendimiento, hecho que ha tenido lugar al no tener "ninguna propuesta por parte del Ayuntamiento".


En este sentido, tras el cierre del centro deportivo, el Ayuntamiento deberá decidir el futuro del centro y el de sus trabajadores --un total de 22--, al tratarse de un servicio público municipal, según ha informado la entidad deportiva.


PÉRDIDAS ECONÓMICAS


Desde que en 2006 Sato Sport comenzase con la explotación de las instalaciones de El Zacatín, explica que sus ejercicios económicos han experimentado pérdidas que han ido en aumento debido a la apertura de centros deportivos municipales, como es el caso de Las Beatas, puesto en marcha en 2011 con precios y tasas "por debajo de su coste real".


Este hecho ha supuesto una "competencia desleal", en opinión de la empresa, que entiende que esto ha incrementado "la inviabilidad" del proyecto en la localidad alcalareña, por lo que la empresa deportiva, según recalcan, se ha visto "obligada a cerrar devolviendo a sus socios las cuotas anuales ya abonadas".


Además, la entidad ha informado de que el centro se encuentra "dotado con todos los servicios y maquinaria, se encuentra libre de cargas, al día en proveedores y sin deudas con la Hacienda Pública ni la Seguridad Social".