Alcalá de Guadaíra inicia estos días los tratamientos fitosanitarios contra la procesionaria y el picudo rojo

​Es tal el impacto paisajístico que este tipo de plagas puede provocar que la Junta califique de utilidad pública las medidas contra el curculónico de palmeras
|


42790111


El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra inicia estos días actuaciones de tratamiento fitosanitario preventivo contra los efectos nocivos de algunos insectos, como el picudo rojo de las palmeras, una de las plagas que puede provocar más impacto paisajístico, o contra la procesionaria, que aunque de menor afección a las plantas sí tiene repercusiones alérgicas entre la población, cuestiones por las que estos tratamientos preventivos son de vital importancia.


Esta misma semana se han iniciado los trabajos concretos de actuación contra el picudo rojo con procesos, productos, tiempos, herramientas y metodologías específicas determinadas por normativa autonómica. De hecho, es tal el impacto paisajístico que este tipo de plaga puede provocar que la Junta de Andalucía, por decreto, califica de utilidad pública las medidas contra el curculónico de palmeras (rhynchophorus ferrugineuso olivier), estableciendo medidas fitosanitarias obligatorias para su prevención y lucha.


En Alcalá dichas tareas se realizan se forma estacional para su prevención, como en este caso, y de forma puntual ante la detección de un brote. Los trabajos actuales, que cuentan con un presupuesto de 11.760,93 euros, se desarrollarán por las palmeras de la ciudad por período de un mes. De forma paralela, la próxima semana comienzan los trabajos fitosanitarios preventivos anuales contra la procesionaria en Pinares de Oromana, Puntal de Oromana y área y viarios públicos de la Urbanización Pinares de Oromana. Estas labores cuentan con un presupuesto de 5.499,99 euros y un plazo de desarrollo de 15 días.


Los pinares se recuperan fácilmente de los ataques de este lepidóptero defoliador, pero las afecciones por alergia y urticaria sufridas por la población circundante hacen necesarias medidas de control para rebajar poblaciones de este insecto.Cabe destacar que estos tratamientos combinan las técnicas adecuadas para las defensa de los vegetales y las particularidades estéticas y de uso de cada zona (desde la fenología del vegetal, a la biología de su entomofauna, las técnicas de cultivo y conservación, así como la protección de los ciudadanos que habitualmente disfrutan de esos entornos).


El Ayuntamiento realiza continuamente la conservación y mantenimiento general de la vegetación, urbana y de ribera, y desarrolla los procesos específicos de prevención para la protección de las distintas especies, entendiendo y protegiendo cada uno de los pequeños o mayores ecosistemas que conforman tanto las zonas ajardinadas de la ciudad, como los extensos parques de ribera incluyendo el Monumento Natural Riberas del Guadaíra.