El Alambre, el espacio en el que el Arte es compañía

​Este coworking cultural, ubicado en el número 86 de la ´céntrica calle Sol, se configura como una alternativa a la realidad laboral de muchos jóvenes
|

Alvaro


Álvaro Tenorio es un tipo hecho así mismo. Criado en el tatami, en el que el kárate le dio una gran disciplina, fue empresario de hostelería y bombero antes de que las circunstancias le empujaran a marcharse de España para ganarse la vida en Malta, país en el que vivió cuatro años, y en Tarragona, donde pasó otros tantos. Siendo todo un "manitas", desde pequeño siempre tuvo una especial predilección por el mundo del arte, más concretamente la pintura. De casta le viene al galgo, ya que su madre, María Luisa Rey, es una reconocida artista (fue la autora de la serie de cuadros taurinos que decoraba la caseta de feria de la Fundación Cajasol). Su hermano Víctor también se dedica a la pintura, por lo que todo queda en casa


Alambre2


De este modo, llegaba hace ya tres años a Sevilla con la intención de iniciarse, de manera profesional a este mundo. Se matriculó en la carrera de Bellas Artes para ampliar y mejorar sus conocimientos. Y aquí sigue, expandiéndose. Así, también "por la necesidad de buscar un sitio en el que currar", nacía El Alambre, un espacio cultural, bajo el concepto de coworking, con el que Álvaro se abría "a compartir, a crear juntos con todas aquellas personas que se encontraran en mi misma situación". Y es que como dice nuestro protagonista, "nos han empujado a un mundo en el que cada vez hay más trabajo compartido, más freelance y se curra más desde casa". En este contexto, alquilar una oficina solo resulta muy caro en estos tiempos, por lo que este espacio representa muchas ventajas para los trabajadores que se encuentran ante esta realidad.


Alambre4


La particularidad de El Alambre, y el hecho diferencial sobre otros espacios similares existentes en Sevilla, apunta Álvaro, "es que, por mi trabajo y formación está dedicada exclusivamente al Arte". En sus 17 puestos de trabajo, habría capacidad para 19 "pero mi intención es que se respire, que cada uno tenga su parcela, por lo que ahora mismo estamos cubiertos", puedes encontrar audiovisual, sonido, diseño, pintura, ilustradores en una clara muestra de que el objetivo marcado sigue sus pautas. 120 euros es el precio marcado por poder disfrutar de uno de estos lugares de trabajo, una cantidad que te da "derecho a todo, desde internet, luz, agua a la utilización de las salas comunes", además de, recalmamos, poder disfrutar de un ambiente determinado y el poder compartir tus experiencias con el resto de usuarios.


Gentealambre


Estas experiencias, además, se complementan con la celebración de eventos culturales con la colaboración de Myplayz, jornadas de puertas abiertas, celebración de pequeños "minimarkets" o cursos de diferentes ámbitos, "porque todo lo que sale y entra de El Alambre es Arte", argumenta el propietario. Y merece la pena...


Alambre1