SEVILLA AL DIVÁN

MEDIACIÓN FAMILIAR ANTES QUE ACABAR EN EL JUZGADO

|


Mediacionfamiliar



Por desgracia, cada vez son más los divorcios. Y digo por desgracia, no porque los adultos no tengan derecho a rehacer sus vidas, sino porque en la mayoría de los casos hay hijos menores, y además, porque muchos de estos divorcios acaban siendo difíciles y traumáticos para todos los miembros, teniendo como final la sala de un Juzgado.


Es difícil explicar, así como entender, que dos personas que se han amado acaben generando tal cantidad de rabia que les impida comunicar y dialogar de manera coherente. Es horrible que dos progenitores que han concebido una familia para cuidarla y atenderla acaben dudando el uno de las intenciones del otro o usando a los hijos como forma de hacer daño y presión para satisfacer unos intereses sin tener en cuenta las verdaderas necesidades de todos.


Hay un momento en casi todo proceso de separación, que la tensión empieza a subir, provocando una escalada del conflictoque acaba generando que las partes lleguen a quedar imposibilitadas para seguir hablando, teniendo que acudir a la defensa de unos abogados que harán su trabajo, defender a su cliente, es decir, iniciar un proceso donde lo único que se trasmite por parte de los clientes son intereses, estrategias y la manera de conseguir satisfacer sus deseos, alimentados por la ofuscación y en la mayoría de ocasiones por la rabia. Cosa, que ellos saben y por lo que la medicación, hoy es para ello, también un recurso muy valorado. Es decir, lo importante no es ganar. Porque, ¿quién gana en una separación?, ¿de verdad creéis que hay vencedores?, ¿podríamos pensar que aunque dos personas se separan ambas siguen dependiendo la una de la otra para llevar un proceso a un buen fin?, ¿y si hay hijos, podríamos entender que ambas se necesitaran hasta el final de sus vidas para procurarles la mayor calidad de vida?, Por todo ello, ¿no creéis que lo más importante de una separación no es ganar o perder cosas, sino conseguir conservar el diálogo, la comunicación, y llegar a un acuerdo voluntario por las partes con el fin de favorecer la calidad en el desarrollo de la vida de todos los miembros?


Todos diréis que es fácil decirlo, pero cuando te han engañado o han roto tus sueños, cuando te has sentido menospreciado o humillado o has visto como tu vida se derrumba, es imposible entablar una relación correcta o cordial con alguien, aunque haya sido la persona que más has querido en los últimos años.


Y yo os digo, SI SE PUEDE, no entablar una relación cordial pero si llegar a poder dialogar y comunicar sobre temas de gran importancia para el devenir de las vidas de ambos y para ello está la MEDIACION FAMILIAR. ¿Qué nos ofrece la mediación familiar?, ¿Por qué elegir una mediación antes de entrar en un litigio?


1. En primer lugar, la mediación ofrece un espacio para poder dialogar y expresar de manera abierta nuestros intereses, nuestras emociones además de nuestras necesidades.


2. La mediación parte de la voluntariedad de las partes para poder dar soluciones a las dificultades encontradas.


3. Abre la posibilidad de frenar la escalada de tensión que se sucede tras un enquistamiento en las desavenencias familiares.


4. Nos permite desarrollar estrategias de diálogo que pueden perdurar de manera estable a lo largo del tiempo.


5. Es un procedimiento donde quedan representados los intereses, necesidades y propuestas de cada parte. Se trata a las personas como seres humanos emocionales, que sienten, piensan, y son capaces de buscar soluciones a los conflictos, apostando por las capacidades que tienen los sujetos para encontrar vías de acuerdo.


6. Reduce los costes económicos y sobre todo el tiempo, permitiendo que las partes puedan disponer de su vida en armonía y estabilidad en corto periodo de tiempo.


7. Respeta por encima de todo los derechos de los menores, posibilitando a los progenitores encontrar puntos en común para llevar a cabo una educación desde la comprensión, la escucha activa, el diálogo y la comprensión de nuestras emociones.


8. Es un procedimiento donde la imparcialidad del mediador, neutralidad y la confidencialidad están desde el primer segundo que las partes toman contacto con la mediación.


9. Y por último, los acuerdos firmados, si se llegara el caso, tiene carácter potestativo, cuyo cumplimiento puede ser reclamado ante los tribunales. En caso de mediación familiar en separaciones servirá al Juez a la hora de emitir sentencia, respetando el acuerdo, si cumple todas las condiciones y no es contrario al Derecho.


En definitiva, la mediación es un proceso positivo en la solución de conflictos, es voluntario, confidencial, y donde el mediador, de manera neutral e imparcial, ayuda las partes implicadas a comunicarse de manera constructiva y adecuada, con el objetivo final de aumentar la probabilidad de alcanzar acuerdos satisfactorios y aprobados por todos los participantes.


Hablando en nuestro idioma, siempre será más fácil solucionar un conflicto al calor de una estufa que en una fría sala de un juzgado. Hablemos, practiquemos el diálogo y la comunicación a través de una escucha activa y bien intencionada.