Sale a concurso el proyecto de sustitución de la piscina Virgen de los Reyes por un nuevo centro deportivo

​Según el aviso del IMD publicado en el Boletín Oficial del Estado, la "explotación y mantenimiento mediante concesión administrativa" costará un mínimo de ocho millones de euros
|

566210944629


Ya ha salido a concurso la concesión administrativa con ejecución de obras promovida por el Instituto Municipal de Deportes (IMD) de Sevilla, para sustituir la piscina cubierta municipal de Virgen de los Reyes, cerrada desde 2014, por un nuevo centro deportivo gestionado y explotado por la empresa que asuma la inversión necesaria para el proyecto.


Según un anuncio publicado por el IMD en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y recogido por Europa Press, la "gestión, explotación y mantenimiento mediante concesión administrativa con ejecución de obras del centro deportivo municipal Virgen de los Reyes" sale a concurso por un "importe total" de algo más de ocho millones de euros, toda vez que las empresas interesadas en concurrir al procedimiento habrán de formalizar sus propuestas en un plazo que expira el 1 de diciembre.


Fue en septiembre de 1999, recordémoslo, cuando el consejo de gobierno del IMD adjudicó ya a la sociedad limitada Surpool Servicios Acuáticos Integrales una concesión administrativa para la gestión integral y explotación de la piscina cubierta Virgen de los Reyes, hasta entonces de gestión directa por parte del IMD. La concesión administrativa contemplaba un periodo de cinco años ampliable a veinte años. Pero a partir de marzo de 2001, Surpool habría dejado de atender sus obligaciones frente a la Seguridad Social, ocasionando que el propio IMD hiciese frente a una deuda de 500.221 euros por este extremo, como "responsable solidario" del impago.


MÁS INCUMPLIMIENTOS


Surpool, además, habría omitido el pago del canon implícito en la concesión administrativa y gracias al cual la administración local esperaba recibir un retorno económico como contraprestación por haber cedido a esta empresa privada la gestión y explotación completa de este recinto deportivo público. En concreto, Surpool habría llegado a adeudar unos 138.803 euros al IMD. Las deudas de la empresa con la Seguridad Social, según la documentación recogida por Europa Press, motivaron el embargo de la concesión administrativa, subastada en abril de 2011 por la Agencia Tributaria en favor de Atlántico Sur, que tomó posesión del recinto deportivo al mes siguiente.


Finalmente, en agosto de 2014 el IMD ordenó el cierre cautelar de estas instalaciones deportivas por deficiencias de seguridad e higiénico sanitarias y ya en octubre de ese año, tras no pocos conflictos con esta nueva empresa, declaró la plena "caducidad" de la concesión administrativa de la que gozaba Atlántico Sur, recuperando así el Ayuntamiento el control del centro deportivo Virgen de los Reyes y su piscina cubierta.


NUEVA CONCESIÓN ADMINISTRATIVA


Ahora, tres años después del cierre de las instalaciones, el IMD ha promovido una nueva concesión administrativa, para que una empresa asuma la inversión necesaria para construir un nuevo centro deportivo en este espacio municipal, y después goce de la plena gestión y explotación comercial del recinto. Se trata de una iniciativa del Gobierno local socialista que ha contado con no pocas acusaciones de "privatización" por parte de Participa e IU, que reclamaban renunciar a la construcción de un nuevo centro deportivo mediante una inversión privada que motive su externalización, y en su lugar reparar y mejorar las instalaciones para reabrirlas bajo gestión directa del IMD.


Así, mientras el concejal de Deportes, David Guevara (PSOE), alega que reabrir la piscina necesitaría una inversión de 4,5 millones que resulta "inviable" para el IMD, las fuerzas de izquierda aseguran que sería posible recuperar las antiguas instalaciones con una inversión pública de 1,7 millones de euros. Guevara, no obstante, defiende que gracias a esta concesión administrativa, que incluye por cierto un aparcamiento subterráneo de 150 plazas, la Macarena contará con "una piscina completamente nueva y un complejo deportivo completo de primer nivel" en apenas dos años y medio, avisando de que de otra manera, pasarían años antes de que la zona cuente con un equipamiento de esta naturaleza.