Una juez imputa a cuatro médicos denunciados por una joven que quedó estéril tras abortar

La magistrada cita a declarar como investigados el 27 de noviembre, a petición de la Fiscalía, por un presunto delito de lesiones agravadas por imprudencia profesional
|

Resizer

La juez de Instrucción número uno de Sevilla ha citado a declarar como investigados a cuatro médicos de una clínica privada y de los hospitales Virgen del Rocío y Virgen Macarena denunciados por una joven de 23 años de edad que, en el verano de 2016, decidió abortar y de ese modo interrumpir voluntariamente su embarazo de once semanas de gestación y se sometió a una intervención para ello en una clínica sevillana.


En una providencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la juez María Elvira Alberola cita a declarar como investigados el próximo día 27 de noviembre, a petición de la Fiscalía de Sevilla, a cuatro médicos denunciados por la joven a cuenta de un presunto delito de lesiones agravadas por imprudencia profesional. En la denuncia, consultada por Europa Press, el abogado de la joven relata que ésta decidió el 27 de julio de 2016 interrumpir voluntariamente su embarazo de once semanas de gestación y someterse a una interrupción voluntaria de embarazo (IVE), de forma que, tras los trámites pertinentes en su centro de salud de Mairena del Aljarafe, fue derivada a un centro concertado para llevar a cabo la intervención.


Seguidamente, y según la denuncia, acudió el 2 de agosto de ese mismo año a esta última clínica para someterse a dicha intervención, de modo que dio comienzo al procedimiento de interrupción "según la técnica habitual" para provocarle el aborto voluntario, denominada interrupción por legrado aspirativo, "consistente en la dilatación mecánica del cuello uterino para, posteriormente, introducir un tubo que va conectado a un potente aspirador que succiona el feto".


La denunciante añade que, al terminar la intervención, y como consecuencia del procedimiento quirúrgico, la joven "comenzó a sangrar profusamente a través del cuello uterino", pero al no poder detener la hemorragia, los facultativos decidieron su traslado "urgente" al Hospital Virgen Macarena, donde el ginecólogo de guardia "consiguió contener la hemorragia", permaneciendo cuatro días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). En este sentido, la denuncia añade que la joven fue dada de alta el 6 de agosto, pero seis días más tardes, concretamente el 12 de agosto, volvió a ingresar en el hospital, esta vez en el Virgen del Rocío, "por presentar de nuevo cuadro de inestabilidad y hemorragia profusa de las mismas características que en la ocasión anterior".


En esta ocasión, y según el abogado de la joven, se le administró anticoagulante, realizándose un legrado uterino y colocándose un balón uterino para evitar la hemorragia, siendo dada de alta el día 17, no obstante lo cual tres días más tarde sufrió "un nuevo shock hemorrágico vaginal" y, dada "la gravedad de la situación en la que se encontraba, debió ser intubada y sometida a maniobras de reanimación por correr riesgo su vida".


Además, según la denuncia, se le realizaron una serie de pruebas diagnósticas concretas que "evidenciaron una rotura uterina como origen del sangrado", por lo que fue sometida a una histerectomía total simple --"lo que se traduce en la extirpación del útero y el cuello uterino"--, según expone el letrado, que asevera que "las secuelas de los daños producidos" durante la intervención para la interrupción voluntaria del embarazo "no fueron únicamente físicas".


ANSIEDAD Y DEPRESIÓN


Y es que, según lamenta, la joven "también se vio afectada psicológicamente, ocasionándole episodios graves de ansiedad y de depresión", todo ello "sin olvidar que, como consecuencia de la histerectomía total simple, resultará totalmente imposible" para la afectada "poder llegar a tener descendencia desde el momento de la operación en adelante". El Juzgado cuenta en este caso con el informe elaborado por un médico forense del Instituto de Medicina Legal (IML) de Sevilla, al que ha tenido acceso Europa Press y donde el experto asegura que el hecho de que se le administrara un tratamiento anticoagulante en su segundo ingreso hospitalario "fue una medida del todo imprudente" teniendo en cuenta "la situación particular" de la joven.


Según el médico forense, "administrar anticoagulantes en una persona que ha tenido dos hemorragias genitales masivas que han condicionado dos ingresos en la UCI por shock hemorrágico, con un intervalo de tan solo unos días, es una medida arriesgada", ya que "de producirse una nueva hemorragia la coagulación estaría famarcológicamente impedida y por tanto la magnitud de la hemorragia sería mayor y de más difícil control".


En cuanto al diagnóstico de la complicación presente después de la IVE, el forense asevera que "hubo retraso en el uso de la técnica complementaria que finalmente estableció el alcance de la complicación, ya que como después se comprobó existía una afectación de la pared uterina, afectación que se debió de producir el día de la IVE, pero no se diagnostica hasta 20 días después". "Durante el primer ingreso, se utiliza ecografía como medio diagnóstico, cuestión que puede ser razonable y acorde a la situación del caso, al menos en un primer momento", pero "sin duda no era la técnica complementaria de mayor grado de especificidad que se podía usar en ese momento".


"CONSECUENCIAS IRREPARABLES"


Además, el forense añade que, "en la medida que el día 12 de agosto se ingresa nuevamente con una situación de hemorragia genital masiva, hubiese sido un momento excelente y una decisión prudente usar una técnica diagnóstica más resolutiva, TAC con contraste, que sin duda hubiese establecido el alcance del problema uterino, técnica que se utiliza en el tercer ingreso con el resultado conocido", en relación a la esterilidad que le produjo a la joven.


"Médicamente, realizar la histerectomía era la decisión clínica más segura, pero llevarla a cabo tenía consecuencias irreparables para el futuro reproductivo de la paciente y por ello la decisión pertenecía en última instancia a ella", argumenta el forense, que apunta que, según le informaron tanto la paciente como su padre, "la consigna que tenía el cirujano era la de conservar en la medida de lo posible el útero, pero ante la duda no querían volver a entrar en el infierno que habían pasado y que por tanto le autorizaba para la realización" de la histerectomía.


A su juicio, "el realizar la histerectomía no fue una decisión acorde a las particulares condiciones de la paciente", punto en el que apostilla que, durante el segundo ingreso, "el no usar una técnica diagnóstica resolutiva fue una omisión desafortunada que demoró aún más el diagnóstico", mientras que administrar anticoagulante durante este segundo ingreso fue una medida "arriesgada". Y es que, "con una sangre con el poder de coagulación muy disminuido, la hemorragia que sufrió tres días después del alta perfectamente podría haber tenido un desenlace fatal", opina el médico en este informe.


Fuentes cercanas a la joven han indicado a Europa Press que "todo parece apuntar a que lo que le ocurrió no fue producto de la mala suerte, sino de una presunta falta de diligencia debida por parte de los facultativos que participaron en las sucesivas intervenciones con un resultado nefasto y nada esperado", pues la joven "ha quedado estéril y está sumida en una profunda depresión, de lo que se está tratando en la actualidad".