Arrestado el propietario de una chatarrería de Torreblanca por comprar baterías de coche robadas

También han sido detenidos un trabajador de la empresa y las dos personas que supuestamente se llevaron la mercancía, debido a un presunto delito de receptación
|

Poblacionreducidasevilla


Agentes de la Policía Nacional han detenido en Sevilla al propietario y a un trabajador de una chatarrería del barrio de Torreblanca por comprar baterías de coche robadas previamente por otras dos personas que también han sido detenidas, según ha informado la Policía en un comunicado. La investigación se inició cuando los agentes tuvieron conocimiento de un repunte de robos de baterías de vehículos que se encontraban estacionados en la zona de Nervión, que posteriormente se extendió al resto de la cuidad e incluso a toda la provincia.


Por estos hechos, se pusieron en marcha dos líneas de investigación, una centrada en evitar este tipo de robos con fuerza y detener al autor o autores, y la segunda en descubrir quién estaba detrás del material robado y qué salida se le estaba dando en el mercado ilícito. Tras realizar vigilancias discretas en las zonas afectadas por los robos, los agentes localizaron a dos individuos que, tras un dispositivo de seguimiento, fueron sorprendidos 'in fraganti' cuando fracturaban el cristal de la ventanilla pequeña trasera derecha de un vehículo, abriendo el capó delantero y manipulando el interior del motor hasta quitar la batería.


Durante las vigilancias efectuadas a los dos arrestados, los agentes pudieron constatar que ambos vendieron varias baterías a una chatarrería dedicada al reciclaje y recuperación de metales ubicada en Torreblanca, encontrando tras su inspección anomalías en su funcionamiento al estar llevándose a cabo una actividad de manera completamente irregular en alguno de sus albaranes en relación con la venta de las baterías. La investigación y el operativo policial llevado a cabo por el Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Nervión culminó con la detención del encargado de la recepción, contabilidad y pesaje de la chatarrería, así como de su propietario, ambos por un presunto delito de receptación.