Patrimonio aprueba una intervención de urgencia en el cuadro 'La Visión de San Antonio' de Murillo

​El órgano público actuará en otras obras como la rehabilitación en la Plaza de España y la restauración de la Virgen del Prado de la iglesia de San Sebastián
|

LavisindeSanAntonio


La Comisión Provincial de Patrimonio, dependiente de la Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía en Sevilla, presidida por el delegado territorial, José Manuel Girela, ha informado favorablemente sobre una intervención de urgencia en la parte más deteriorada del lienzo 'La Visión de San Antonio', obra de Bartolomé Esteban Murillo. El cuadro se encuentra en la Capilla de San Antonio, que también es la Capilla Bautismal de la Catedral. El cuadro está integrado en un retablo consistente en una amplia moldura tallada, obra de Bernardo Simón de Pineda de 1668, y es una de las creaciones fundamentales de la producción del pintor sevillano, que lo pintó en 1656.


La intervención se va a limitar a tareas de conservación destinadas a garantizar la estabilidad de la franja inferior del lienzo y a la estabilización de la parte inferior del marco, hasta que la obra pueda recibir un tratamiento de restauración integral, incluido el retablo donde se encuentra. La Comisión de Patrimonio ha puesto especial interés en que esta intervención ahonde en las causas por las cuales el lienzo resulta dañado, sobre todo en los efectos negativos que le causa la humedad.


La Comisión de patrimonio ha aprobado obras de rehabilitación del balcón de la primera planta de la Puerta de Aragón, que se abre al interior de la Plaza de España y también en la Puerta de Castilla, donde se ubica la Capitanía General Militar. En concreto, se actuará sobre dos balcones de la fachada a la plaza en la segunda planta de cada uno de los torreones que flanquean dicho cuerpo, y sobre una balaustrada y varias pináculos cerámicos de remate en la azotea de la fachada principal de Capitanía.


Los elementos a intervenir en la Plaza de España son piezas originales de 1929 y presentan patologías ocasionadas por el propio envejecimiento del material y sus recubrimientos, así como desgastes ocasionados por agentes ambientales y climatológicos, tanto físicos como químicos y otros naturales como la proliferación de hongos adheridos a las uniones de las piezas o los excremento de palomas. Por lo general estos elementos presentan graves fracturas y pérdidas que pueden ocasionar desprendimientos de fragmentos a la vía pública con grave peligro para las personas.


También se ha aprobado intervenir sobre la talla de la la Virgen del Prado o de la Pera, escultura en madera tallada y policromada de estilo manierista, atribuida a Jerónimo Hernández, que la talló a finales del siglo XVIII. La talla se ubica en la hornacina principal del retablo mayor de la parroquia de San Sebastián, del barrio del Porvenir, y está atribuida al escultor Jerónimo Hernández (1540-1586), uno de los creadores de la escuela escultórica de Sevilla.


La talla presenta un estado de conservación medio, con leves patologías que es necesario corregir para evitar males mayores. En su parte posterior, a la altura de la nuca, presenta dos piezas metálicas de sujeción de la aureola, que han producido daños en la madera. En cuanto a la policromía, la grietas que se han detectado son producto del proceso de secado de la madera. También presenta desgastes y suciedad superficial generalizada más evidente en zonas de dorado vistas y encarnaduras, así como oscurecimiento generalizado por oxidación de barniz superficial. El criterio a seguir en la actuación será la conservación y eliminación de los elementos ajenos a la obra, siempre y cuando no suponga una agresión al conjunto general.