A disposición judicial tras provocar un accidente y darse a la fuga en el distrito San Pablo

Los agentes contactaron con la conductora del vehículo que sufrió el choque, donde permanecía en el lugar de los hechos y se encontraba en un fuerte estado de ansiedad
|

557276944708

Agentes de la Policía Local de Sevilla, adscritos al Área de Seguridad, Movilidad y Fiestas mayores, han puesto a disposición judicial a un varón que ronda los 40 años de edad tras provocar un accidente de tráfico, darse a la fuga y cuadruplicar la tasa máxima de alcohol. Fuentes de Emergencias Sevilla han informado a Europa Press de que los hechos tuvieron lugar cercana la medianoche, cuando se recibieron llamadas en la Sala del 092 alertando de un accidente en la avenida Kansas City, a la altura de la glorieta Fuerte Navidad, así como que uno de los vehículos implicados se había dado a la fuga, enviando una patrulla al lugar.


Los agentes contactaron con la conductora del vehículo, que permanecía en el lugar y que se encontraba en un fuerte estado de ansiedad, presentando un fuerte dolor cervical, por lo que fue atendida por una ambulancia que la trasladó hasta el Hospital Virgen Macarena. Esta mujer denunció que un vehículo golpeó al suyo por detrás y seguidamente se marchó, siendo informada por los agentes de los pasos a seguir.



La Policía Local contactó además con varios testigos que explicaron que la conductora se encontraba detenida por estar su semáforo en rojo y que el otro vehículo colisionó con el suyo por detrás, tras lo que el conductor de este último coche se apeó, miró el golpe, se volvió a montar y se marchó como si nada hubiera sucedido, sin aportar dato alguno a la conductora, facilitando además los testigos los datos del vehículo y los rasgos físicos del conductor. 


Así las cosas, comunicaron lo sucedido y los datos por la emisora a todos los agentes de servicio, consiguiendo otra patrulla localizar al conductor momentos después cuando llegaba a su domicilio, conduciendo en sentido contrario y a gran velocidad. Los agentes contactaron con el conductor y le apreciaron "de inmediato" claros síntomas de embriaguez, de forma que, tras realizar la prueba, arrojó un resultado que cuadruplicaba el máximo permitido, siendo informado de la puesta en conocimiento judicial de todo lo sucedido.