La Guardia Civil esclarece la desaparición de varios perros en Alcalá del Río y Burguillos

Los agentes investigan a dos personas que “raptaban” a los animales y posteriormente llamaban a los dueños para exigir un rescate
|

P1000047


Componentes del Seprona del El Ronquillo comienzan a investigar la desaparición en el interior de viviendas de un número inusual de perros en las poblaciones de Alcalá del Río y Burguillos. Los agentes observan gran cantidad de carteles con fotos de perros perdidos y sospechan que pudiera tratarse de una trama para conseguir dinero aprovechando el afecto y cariño que los propietarios llegan a tomarle a sus mascotas. Como suele ser habitual, los dueños de los canes desaparecidos, pegan carteles con las fotos de sus mascotas y un número de teléfono de contacto.


Los guardias civiles llaman a los teléfonos que aparecen en varios de los carteles y se entrevistan con los dueños, quienes les informan de que han recibido llamadas diciéndoles que su perro se encuentra bien e inmediatamente cuelgan el teléfono o bien les preguntan “si van a dar rescate por el perro ya que si no es así que no se molesten en buscarlo” y en todos los casos recibieron la llamada desde numero oculto.


Tras escuchar los distintos relatos de las víctimas y sospechar que las desapariciones no son casuales, ya que además los perros desaparecidos son de raza y de pequeño tamaño, tales como chihuahuas o Carlinos, los agentes dan a los propietarios una serie de directrices a seguir en caso de que se pongan en contacto con ellos para pedirles un rescate por sus mascotas.


A primeros de mes, una de las personas a la que habían robado su perro de raza chihuahua del patio de su vivienda, recibió una llamada telefónica comunicándole “que habían encontrado a su perro y que si lo quería tenían que darle 250 euros”. Quedó citado con ellos en un punto de Alcalá del Río y, cuando se iba a realizar la entrega, un componente del Seprona de El Ronquillo comprobó que el perro era el desaparecido, procedió a su incautación y se devolvió a su dueño.


El individuo que portaba la mascota fue trasladado a dependencias oficiales y manifestó que el perro se lo había dado otra persona y tenia que hacer la entrega para ganarse algo de dinero. Por lo que es investigado por un supuesto delito de Receptación. Posteriormente, se consigue localizar y detener a la persona que sustrajo al perro del interior de la vivienda, a quien se investiga como presunto autor de un delito de Hurto Interior de Vivienda.