El Ayuntamiento de Utrera instala los primeros desfibriladores en edificios públicos

​En colaboración con la Fundación Esteve y la Asociación España Salud, estos dispositivos de última generación estarán disponibles para cualquier ciudadano ante una necesidad terapéutica sobrevenida
|

Entregadesfibriladores


La Asociación España Salud, en colaboración con la Fundación Esteve, impulsó el pasado año un proyecto solidario bajo el título Latidos que suman que consiste en una carrera virtual para que médicos y farmacéuticos convirtieran los kilómetros que recorrían en su actividad deportiva en desfibriladores. Utrera ha sido, gracias a la acción de la Fundación Esteve y la Asociación España Salud, una de las seleccionadas para la instalación y puesta en marcha de estos equipos cardiacos de última generación que estarán a disposición de cualquier ciudadano ante una necesidad terapéutica sobrevenida.


De acuerdo con los kilómetros registrados en el proyecto Latidos que suman, en Utrera se instalarán tres desfibriladores de los 20 que se van a colocar en España. Donde más kilómetros se recorrieron fueron en Trajano y Guadalema de los Quintero, por tanto en cada una de estas pedanías se colocará un desfibrilador. El tercero se colocará en el IES Ruiz Gijón ya que allí se celebrarán los talleres para los pacientes de la fase III de rehabilitación cardiaca y debe ser un lugar cardioprotegido. Además en dicho instituto se celebran actividades físicas para mayores y mujeres, está cerca del centro de mayores y en su entorno se practica deporte por cientos de personas al día. María José Ruiz, delegada de Sanidad, ha recordado que “el objetivo es que si una persona sufre un ataque al corazón, que exista un desfibrilador cercano del que pueda hacerse uso”.


Ruiz, ha destacado que uno de los proyectos más importantes de su delegación es hacer de Utrera una ciudad cardioprotegida. En ese sentido, el Ayuntamiento de Utrera va a comprar un elevado número de desfibriladores que se colocarán en centros escolares, centros deportivos, edificios municipales y zonas de elevada afluencia de público. Además de la compra, se va impartir formación a las personas que trabajen en los centros en los que se coloque los aparatos. La compra de los desfibriladores ya se está tramitando a través de los servicios de contratación.