El Festival de Sevilla crea 'Cinéfilos del Futuro', una sección para los adolescentes

​Los modelos educativos y los docentes, protagonistas de las obras que conforman en esta nueva área dirigida a espectadores entre 12 y 17 años
|

Fotonoticia 20170929164947 260

El Festival de Sevilla, comprometido con la formación de las audiencias y la labor de estimular a los públicos a través de la experiencia cinematográfica, amplía su programa educativo y de alfabetización audiovisual en 2017 con la creación de la sección Cinéfilos del Futuro. Esta nueva sección competitiva surge de la necesidad de atender a un público adolescente con sus propios discursos e intereses. Reúne películas que antes se agrupaban junto a otras de contenido infantil en la sección Europa Junior, así como algunos títulos apropiados para público de 12 a 19 años que también participan en la sección Las Nuevas Olas del Festival de Sevilla. 


Así, una docena de películas de estreno nacional concurrirán bajo la etiqueta Cinéfilos del Futuro, con el objetivo acercar a los jóvenes al cine como medio de expresión y forma de explicar lo que les rodea. Las películas y sus autores, a los que conocerán en presentaciones y debates, les llevarán a enfrentarse a un cine diferente al que están acostumbrados, que entienden y que habla de ellos. Varias películas de Cinéfilos del Futuro abordan la educación en las aulas como entorno en el que hablar de las problemáticas juveniles. Los modelos educativos y los docentes que se implican en las vidas de su alumnado son los protagonistas de filmes como ‘La Melodie’ de Rachid Hami que protagoniza Kad Merad (‘Los chicos del coro’, ‘Bienvenidos al Norte’) donde la educación es un instrumento para la rehabilitación personal y la música es el medio para canalizar el potencial del alumnado. Con una mirada documental, nos adentraremos en las aulas de integración de ‘Enfants Du Ha


sard’ de Thierry Michel & Pascal Colson, o en las que preparan a jóvenes de entornos desfavorecidos para enfrentarse al mundo a través de un concurso de oratoria como ocurre en ‘Speak up’ de Stéphane de Freitas & Ladj Ly. Los cinéfilos del futuro descubrirán como un joven tímido de Manchester que escuchaba a los New York Dolls y leía a Oscar Wilde se convirtió en Morrisey, el legendario, inteligente e inclasificable cantante de los Smiths, en el biopic ‘England is mine’ de Mark Gill; y conocerán las aventuras, despertares sexuales y enseñanzas vitales de los jóvenes en ‘La Guerra dei Cafoni’ de Davide Barletti y Lorenzo Conte. Las vidas de jóvenes protagonistas enfrentados a entornos hostiles y al mundo de los adultos son tramas centrales en cintas como el drama británico en forma de distopía ‘The White King’ de Alex Helfrecht y Jörg Tittel, el drama sobre vidas sin rumbo de ‘Mobile Homes’ de Vladimir de Fontenay o la ganadora del Premio del Público en el Festival de Edimburgo ‘Just Charlie’ de Rebekah Fortune¸ que plantea el conflicto de la identidad de género en edades tempranas con el fútbol como telón de fondo. Completan esta selección la ya presentada ‘Mrs Hyde’ de Serge Bozon, comedia irreverente que participa también en Las Nuevas Olas y que protagoniza Isabelle Huppert, como revisión del clásico de la literatura fantástica creado por Robert Louis Stevenson.



Las películas se proyectarán en el Cine Zona Este y el Teatro Lope de Vega, en versión original subtitulada, y serán los jóvenes espectadores quienes, a través de sus votos, elegirán la cinta ganadora en cada una de las secciones. La sección Europa Junior, para público de 3 a 12 años que avanzaremos próximamente, y la sección Cinéfilos del futuro, llevarán a las salas de cine a más de 20.000 niños y jóvenes para conocer de primera mano un cine europeo que se dirige a ellos. En estas sesiones concertadas con los centros educativos de la ciudad el festival cuenta con el apoyo en la difusión de la Delegación Territorial de Ordenación Educativa y del Servicio de Educación del Área de Educación, Participación Ciudadana y Edificios Municipales del Ayuntamiento de Sevilla que, además, ofrece 180 talleres gratuitos de formación en temas audiovisuales. Los talleres se desarrollan en los propios centros escolares, entre una y dos semanas antes del inicio del festival como actividad satélite y complementaria de Europa Junior y, ahora también de Cinéfilos del futuro. Estas actividades se extienden varias semanas una vez termina el Festival de Sevilla. La actividad acoge en 2017 a más de 5.000 alumnos y alumnas.



Sin embargo, el Festival va más allá en su implicación con el público joven. Hoy comienza la formación para la tercera generación de Jóvenes Programadores del festival, una iniciativa que hará que una decena de estudiantes de secundaria y universitarios aprendan a analizar obras cinematográficas y conozcan el festival desde dentro eligiendo una de las películas que formará parte de la sección competitiva Las Nuevas Olas. Por tercer año consecutivo el Festival de Sevilla y la asociación A Bao A Qu (asociación responsable del programa ‘Cine en curso’, y que colabora ya con entidades como el CCCB, la Filmoteca de Catalunya, el Macba, el CGAI o el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía) ponen en marcha esta iniciativa en el marco del programa europeo Moving Cinema. Los participantes, guiados por docentes especializados, tendrán que trabajar en equipo y discutir sobre lo que han visto, ganando así práctica y conocimiento en la programación de cine. El año pasado los Jóvenes Programadores del Festival seleccionaron la película Daydreams de Caroline Deruas para ser incluida en la programación del festival.


La educación de las audiencias, la formación de miradas para el ejercicio autónomo, crítico y profundo de la experiencia audiovisual y la creación de nuevos públicos es uno de los principales objetivos del Festival de Sevilla y una de sus mayores apuestas de futuro. Es por este conjunto de acciones que buscan activamente la implicación y el enriquecimiento cinéfilo del público del festival, por lo que la muestra sevillana destaca entre otras y logra año tras año el apoyo del programa europeo Creative Europe como ejemplo de buenas prácticas culturales.