El Pleno del Ayuntamiento aprueba la modificación puntual del PGOU para la salida de CLH del Puerto

​El alcalde, Juan Espadas, defiende la trascendencia del acuerdo con la Autoridad Portuaria, que permitirá la integración de la zona a la ciudad a lo largo de la zona del Batán
|

PuertodeSevilla


El Pleno del Ayuntamiento ha aprobado de forma inicial la modificación puntual del Texto Refundido del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Sevilla y su Estudio Ambiental Estratégico para posibilitar la salida de la compañía CLH de los terrenos del Puerto, cumplir la sentencia del Tribunal Supremo que ratificaba la del TSJA, que establecía que había que excluir del Sistema General Portuario la parcela de la compañía de hidrocarburos al tratarse de una propiedad privada, y reordenar los suelos de la amplia zona del Batán, donde se podrán compatibilizar actividades industriales, comerciales y culturales y, además, una extensa franja de zona verde y espacios libres.



Esta modificación, aprobada con los votos favorables de PSOE, PP y Ciudadanos, se sustenta en un acuerdo entre la Autoridad Portuaria y el propio Ayuntamiento para no sólo facilitar la salida de los almacenes de combustibles de la empresa CLH, sino también para reordenar urbanísticamente toda la zona, permitiendo la integración puerto-ciudad. Es ahí donde estriba la clave de esta iniciativa de gran trascendencia para Sevilla, según ha defendido su alcalde, Juan Espadas.


El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, ha argumentado que se trata de una “innovación urbanística” pues, aprovechando el cumplimiento de la sentencia y siguiendo el modelo desarrollado en otros puertos europeos, se prevé autorizar en esta zona del Batán actividades portuarias, productivas y comerciales, además de equipamientos y servicios públicos, espacios libres y terciarios y un gran parque, y todo ello integrado en la trama urbana de la ciudad. Sin olvidar, ha dicho, el beneficio ambiental, trasladando y alejando los almacenes de hidrocarburos de la capital y creando una zona verde.



El documento con la modificación inicial será ahora sometido a exposición pública para la presentación de alegaciones, garantizando la transparencia y participación. Posteriormente, se redactará el Plan Especial y el planeamiento urbanístico tan sólo podrá ser ejecutado en su totalidad con esa salida de CLH y la descontaminación de sus suelos. La parcela del Batán que ahora se reordena tiene una superficie de 478.000 metros cuadrados, que en un 75 por ciento son propiedad del Puerto y en un 25 por ciento de CLH. Se cumplen, asimismo, los criterios definidos en el PGOU de 2006, que fija que se trata de una zona de integración puerto-ciudad que deberá tener un espacio público con áreas verdes y equipamientos complementarios, y con una situación propicia para realizar actividades terciarias, comerciales y de ocio-cultural.



El Pleno del Ayuntamiento, por otra parte, ha aprobado suspender el otorgamiento de licencias de obras de reforma, demolición y nueva edificación en distintas zonas de Nervión, con el objetivo de proteger los edificios que tengan valor patrimonial, en especial aquellos diseñados a principios del siglo XX de arquitectura regionalista. La suspensión será por un año, prorrogable a dos, mientras se espera la inclusión de estos inmuebles en la próxima revisión del catálogo periférico del PGOU, con la que definitivamente quedarán protegidos.



Antonio Muñoz ha dejado claro que la actividad constructiva no quedará paralizada en el barrio de Nervión, sino que, ante cualquier solicitud de licencia de obras, “será analizada pormenorizadamente para así evitar que constituya una amenaza para su patrimonio histórico”. Por último, el delegado ha recordado que el Pleno municipal se pronunció ya en verano pasado a favor de tal protección patrimonial, de ahí que, con esta iniciativa, el equipo de gobierno ha atendido al acuerdo plenario.