Detenido tras saltarse un semáforo en rojo con un ciclomotor robado y sin permiso de conducir

El conductor y su acompañante comenzaron una persecución debido a que, en vez de obedecer las indicaciones de los agentes y detener la marcha, siguió circulando tan rápido como podía
|

Semaforo

Agentes de la Policía Local de Sevilla, adscritos al área de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, han puesto a disposición judicial a un varón que ronda los 25 años y que cuenta con otras siete detenciones más tras saltarse un semáforo en rojo con un ciclomotor robado, sin permiso de conducción y cuando estaba reclamado por cuatro juzgados. Según ha informado el Ayuntamiento en una nota, los hechos se han producido en torno a la medianoche, cuando una patrulla de la Policía Local se encontraba detenida en un semáforo de la calle Tecnología y observó un ciclomotor que, circulando a gran velocidad, rebasó en rojo un semáforo "sin adoptar la más mínima precaución".



En ese momento, comenzó una persecución del conductor y su acompañante debido a que, en vez de obedecer las indicaciones de los agentes y detener la marcha, continuó circulando tan rápido como podía, llegando a poner en peligro a cuantas personas se iban cruzando en su camino, incluyendo zonas peatonales, que consiguieron esquivar el atropello al ser advertidas gracias al sonido de las sirenas. En una zona peatonal de Macarena Tres Huertas, este conductor abandonó el ciclomotor junto a su acompañante para emprender la huida a pie, donde fue detenido.



La acompañante declaró ante los agentes que era la pareja sentimental del primero y que llegó a temer por su vida, golpeando incluso su espalda para exigirle que parase la marcha del vehículo en el que pretendía escapar. El ciclomotor fue localizado por la Policía Local, presentando síntomas de robo y manipulación del número del motor. Tras ser identificado, se comprobó que el conductor carecía de permiso de circulación y que tenía recientemente otro atestado por el mismo motivo. 


De este modo, el detenido explicó a los agentes que fue por ello y por tener varias reclamaciones judiciales por lo que se dio a la fuga. Los agentes comprobaron además que permanecía reclamado por cuatro juzgados, por lo que finalmente quedó detenido y a disposición judicial como presunto autor de sendos delitos contra la seguridad vial (conducción temeraria y sin permiso), por la sustracción del ciclomotor, y por las reclamaciones judiciales que mantenía.