SEVILLA AL DIVÁN

LA IMPORTANCIA DE LA REHABILITACIÓN NEUROPSICOLÓGICA

|


Rehabilitacion


El aumento de calidad de vida de nuestros días ha contribuido a que estemos ante una sociedad más exigente y necesitada de servicios que atiendan las nuevas dificultades a las que nos enfrentamos. ¿Y cuáles son estas dificultades? , o mejor dicho ¿qué tipo de dificultades requieren de servicios especializados y que hoy día no está cubierto ni reconocido en la atención pública andaluza y que es rigurosamente necesario en nuestros tiempos? La rehabilitación neuropsicológica, fisioterapia para la rehabilitación del daño cerebral y logopedia especializada en daño cerebral. Es decir, todo tratamiento rehabilitador necesario en personas que han sufrido este tipo de trastornos.


Pero, ¿qué es un daño cerebral adquirido? Hablamos de los casos en que personas que han tenido un normal desarrollo cerebral durante toda su vida y que por alguna causa dejan de tenerlo. Diversas pueden ser las causas: 

Accidentes cerebrovasculares como los icturs, que pueden ser isquémicos, debido a la obstrucción de un vaso sanguíneo que impide el riego o hemorrágico que se produce por la rotura de una de las arterias que irrigan el cerebro produciendo una hemorragia. Hoy día es la causa de muerte más importante en España y viene provocado por la edad, hipertensión arterial, enfermedades cardíacas, consumo de tabaco, drogas y alcohol, vida sedentaria, y la obesidad entre otros motivos. ¿Qué señales pueden advertirnos de un ictus?: pérdida de sensibilidad o fuerza en la mitad del cuerpo, pérdida de visión, dificultades para hablar, dolor de cabeza intenso y de inicio brusco y muy diferente de lo habitual. 

Los Traumatismos Craneoencefálicos (TCE), producidos en primer lugar por accidentes de tráfico, laborales, caídas, en este caso hago especial hincapié en que dejen de zamarrear a los niños de manera brusca ya que este movimiento violento puede llegar a producir laceración y contusiones intracraneales que deriven en disfunciones cerebrales graves.

En el caso de que haya edema cerebral su complejidad o gravedad vendrá determinada por la profundidad de la pérdida de conciencia y la duración de la misma. Las demencias, tanto de predominio cortical (alzhéimer) como subcortical (párkinson). Aunque, cabe decir, que para las demencias hoy día existe una gran sensibilidad y se han desarrollado protocolos de actuación que aunque no son totalmente adecuados y desarrollados, si trata de paliar y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas.


Por eso me gustaría centrarme en las dos primeras, puesto que aunque causan muerte, también hoy día la medicina y sus avances han conseguido desarrollar protocolos de actuación que llegan a salvar la vida a un gran número de pacientes, más aún si se actúa con premura. Lo cual, es un gran avance, pero salvar vidas también significa atender a las consecuencias que se derivan de la misma lesión sufrida. No ha muerto, pero ha se ha podido provocar una gran secuela que interferirá de manera severa tanto en su vida personal, laboral, social como familiar.


Por eso, es de vital importancia saber que hay atenciones especializadas que contribuirán desde el minuto uno del pos, incluso durante el pos, a facilitar la recuperación de las lesiones que se puedan sufrir, o al menos aumentar la probabilidad de que se recuperen las funciones afectadas. No que en la mayoría de los casos nos mandan a casa y nos dicen que no se puede hacer más, nos facilitan algunas sesiones de rehabilitación y solo fisioterapia y si hay suerte Logopedia, pero muchos profesionales no son especializados en Daño Cerebral Adquirido, pocos la verdad. Y si me preguntas por Rehabilitación Neuropsicológica algunos no saben ni que esto existe y contribuye a la recuperación, compensación o sustitución de las funciones afectadas.


La rehabilitación en los primeros meses es vital, será en ese tiempo donde tanto el cerebro como la rehabilitación asuman un papel protagonista por su plasticidad cerebral y que si es ayudado y dirigido conseguirá grandes logros. Una vez pasado ese proceso, habrá que seguir y aquellas funciones que no se recuperen totalmente habrá que compensarlas o buscar alternativas con el paciente a través de entrenamiento para sustituirlas.


Por todo ello, quisiera que todos los que os encontréis en situación parecida o similar, no es quedéis paralizados, buscad, preguntad o consultad los servicios de rehabilitación que existen a disposición tanto de manera publica cómo privada. En la mayoría de los casos en los TCE, se da un servicio integral a través de las compañías aseguradoras, pero una vez pasado unos plazos se da el alta o se deja de cubrir. En el caso de los ictus no existe esa posibilidad. Y no os asustéis, para que el servicio sea bueno no tiene por qué ser inmensamente caro. Hay centros que ofrecen estos servicios a precios coherentes y razonables.


La Neurorehabilitación en todas las áreas es vital para conseguir la mayor funcionalidad de un paciente. Practicar una vida de calidad hasta el final es un dercho de todos. Por cierto, en otras comunidades si está reconocido en la salud pública y actúa al cien por cien la figura del Neuropsicólogo, del Gerontólogo y demás especialistas en daño cerebral adquirido.