El Ayuntamiento congela la mayoría de las tasas municipales y quiere bajar el IBI en un tres por ciento

​Esta propuesta ha sido remitida a los distintos grupos políticos con representación en el Consistorio, con los que se inicia ahora la negociación
|

Sevilla02  large

El concejal delegado de Hacienda y Administración Pública del Ayuntamiento de Sevilla, el socialista Joaquín Castillo, ha presentado este viernes la propuesta municipal de ordenanzas fiscales para 2018, que plantea una congelación general de tasas y precios públicos, manteniendo las bonificaciones sociales, aunque sí modifica otros como el relativo a los módulos de la Feria de Abril, para que se les repercuta el precio completo de instalación, y se crea uno nuevo para el cambio de las viviendas residenciales a turísticas, por unos 300 euros, las cuales tendrán que pasar a pagar basura como local. 


En rueda de prensa, ha explicado que subirá unos dos euros el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM), el mismo importe que aumenta el previo de la entrada del Real Alcázar, mientras que crece la tasa de la grúa, un cinco por ciento, y la relativa a las declaraciones responsables de Urbanismo, algo que no afecta a las reformas menores de 12.000 euros ni a aquellas que se presenten por Internet o afecten a viviendas de protección oficial.



Además, no se aplica el aumento del 1,5 por ciento del Índice de Precios de Consumo (IPC) al impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO), al impuestos de actividades económicas (IAE), a las tasas del Instituto Municipal de Deportes (IMD), por ocupación del espacio públicos --veladores o carrera oficial de Semana Santa, entre otros--, a las tarifas de Tussam o a la zona azul. En cambio, sí se aplica ese incremento del 1,5 por ciento a la tasa de basura para locales, a cementerio y a las placas de reservas de vados.


El IBI también bajará en un tres por ciento hasta situarse en el coeficiente más bajo de su historia reciente, 0,7114 por ciento, en cumplimiento del compromiso suscrito con el grupo político Ciudadanos en el marco de los acuerdos presupuestarios. Esto supondrá una reducción de los ingresos adicional de 3,6 millones de euros. “Es un compromiso y en nuestra propuesta lo incluye como se firmó, teniendo en cuenta además que estamos inmersos en una gran rebaja fiscal de carácter social como es la supresión del cobro del IBI a las viviendas públicas de Emvisesa o AVRA”, ha explicado el delegado. 


La propuesta de ordenanzas fiscales sí introduce una serie de medidas correctoras para evitar un desplome tan elevado de los ingresos propios y para introducir nuevos criterios en la revisión de determinadas ordenanzas. En primer lugar, el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (sello del coche) se actualizará hasta situarlo en la media de las grandes ciudades. Una medida que no afectará ni a las motos (que mantendrán la tarifa más baja de las capitales españolas) ni a los vehículos de menos de ocho c.f., que incluso experimentarán una reducción. Del mismo modo, se revisa la tarifa de la grúa en un cinco por ciento en todos sus apartados. 


“Con todo este marco fiscal asumimos de forma inevitable que se va a producir una reducción de los ingresos que calculamos en más de 20 millones de euros el próximo ejercicio, que trataremos de compensar a través de distintas vías para que no repercutan en ningún caso en los servicios o las inversiones públicas. En cualquier caso, es imprescindible que el Gobierno central revise las transferencias que realiza a los ayuntamientos y aporte una compensación especialmente por las pérdidas que va acarrear el nuevo marco legislativo del impuesto de plusvalías”, ha explicado el delegado de Hacienda.