El SEFF presenta su XIV edición defendiendo la apuesta por un cine que "ayuda a equilibrar la imagen de Sevilla"

La premier mundial de 'Bajo la piel del lobo', de Samu Fuentes, y 'El autor', de Manuel Martín Cuenca, podrán verse en sendos pases especiales
|


Fotonoticia 20170908154723 640


"Esto es cine europeo”. El Espacio Santa Clara ha acogido hoy la presentación del avance de la programación y el cartel del Festival de Cine Europeo, que afronta su décimo cuarta edición lanzando un mensaje claro y contundente que acompaña a la obra “El ojo que lloraba mujeres” de la iconoclasta audiovisual María Cañas. La artista se alinea con el espíritu del festival en su apelación “a la constante reformulación y evolución del cine europeo como vehículo cultural”; rasgo esencial, definitorio y determinante de las obras de los autores que participan en la cita sevillana. 


El cartel del festival, como toda la obra de esta creadora, es un compromiso con la recuperación del archivo audiovisual como herramienta de desarrollo cultural y con la necesidad de educar en la agitación y el reciclaje de nuestros imaginarios, para así alimentar espectadores más libres, críticos y creativos, que no es otra cosa que lo que persigue el Festival de Sevilla cada año con su programación. A la presentación han asistido el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, la directora general de Cultura, Isabel Ojeda, el director del Festival de Cine Europeo de Sevilla, José Luis Cienfuegos, y la autoria del cartel de la presente edición. Durante este acto, Muñoz ha destacado la relevancia del festival a nivel internacional y su importancia para la ciudad de Sevilla. “Tenemos que sentirnos tremendamente satisfechos porque tenemos un festival de primera, consolidado, diferente y que se ha hecho un hueco en el mercado de festivales del mercado español”, ha señalado el delegado.


Por su parte, la autora del cartel, una de las artistas sevillanas más reconocidas internacionalmente por su amplia creación multidisciplinar que va desde la instalación hasta la expresión pictórica, pasando de forma fundamental por su especial y única concepción de la obra audiovisual, ha destacado que esta obra “simboliza el espíritu incandescente del cine en resistencia. Es un parto ocular donde una heroína resurge del fuego y de las cenizas del celuloide como el ave fénix. Es el cine-ojo que siempre se está reinventando, el celuloide en llamas en un bucle eterno que está renovándose constantemente”.


Con una biografía llena de términos acuñados para su autodefinición, María Cañas es una salvaje mediática, una pirómana de mentes, una videópata que practica la videoguerrilla introduciéndose en los tópicos y los géneros para dinamitarlos. Su amplia creación artística y audiovisual ha sido exhibida en multitud de festivales como el MIRA, Brasil. Muta, Perú. Mar del Plata, Argentina. Cali, Colombia. Film Society of Lincoln Center, Nueva York. Museos y galerías nacionales e internacionales de prestigio como el C.A.A.C, SCAN, Londres. Centre D´Art Contemporain Genéve, Suiza o el MAMBA, Buenos Aires. El propio Festival de Cine Europeo de Sevilla le dedicó una retrospectiva en 2013.


María Cañas no solo ha mostrado su trabajo en el festival, sino que también ha sido una fiel espectadora edición tras edición: “Son muchos los directores que he descubierto, me han sorprendido y he disfrutado en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, como Agnès Varda, Rita Azevedo, Vivienne Dick, Gustav Deutsch, Kurdwin Ayub, Kikol Grau, Ben Rivers, Peter Tsherkassky, Juan Sebastián Bollaín, Yorgos Lanthimos, Leos Carax, Ulrich Seidl, Miguel Gomes, José Luis Guerin… la lista es interminable”. 


En la imagen de esta edición del festival, llena de color y estilo retrofuturista, la archivera de Sevilla ha buscado inspiración precisamente en el género experimental. Desde la transgresión de la ficción pulp de los años 20 con su énfasis por la aventura, la intriga, las historias fantásticas y los seres mitológicos de naturaleza paranormal o mágica, hasta sus hallazgos y descubrimientos en el propio Festival de Sevilla.