La Fiscalía pide 17 años de cárcel para un exmilitar cubano por el crimen de la gasolinera

Según el escrito de la acusación, el presunto autor cometió un delito de tenencia ilícita de armas, así como 222.000 euros de indemnización a la familia de la víctima
|

Sinttulo 17


La Fiscalía de Sevilla ha solicitado 17 años y 10 meses de cárcel para Alberto H.B., el exmilitar cubano detenido como presunto autor del crimen del hombre que fue hallado muerto en noviembre de 2015 en una gasolinera del Polígono Calonge de la capital hispalense, hechos que serán enjuiciados en los próximos meses por un jurado popular. En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, el Ministerio Público pide para el acusado 17 años de prisión por un delito de asesinato y diez meses de cárcel por un delito de tenencia ilícita de armas, así como que indemnice con 222.000 euros a la familia de la víctima.



La Fiscalía, asimismo, exculpa en su escrito de conclusiones provisionales al patrón del exmilitar cubano, José María Y.T., a pesar de que declaró como investigado durante el procedimiento y de que la Sección Tercera de la Audiencia Provincial ordenó que continuara en el proceso. De este modo, el Ministerio Público relata que, sobre las 15:00 horas del 27 de noviembre de 2015, la víctima, Manuel Jiménez Galbarro, acudió en compañía de otras tres personas a una nave propiedad de José María Y.T. ubicada en la urbanización 'Mataluna' de Carmona, donde ambos mantuvieron una discusión "por motivo de una deuda".


En el transcurso de esta discusión, el exmilitar cubano salió "súbitamente" de una habitación contigua portando una escopeta con la que "apuntó" al fallecido, disparándole "a quemarropa", según expone la Fiscalía en su escrito de acusación, consultado por Europa Press y elevado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Carmona. Como consecuencia de dicho disparo, Manuel cayó al suelo boca abajo, momento en que el acusado, "aprovechando la situación de indefensión al estar de espaldas, y con el ánimo de acabar con su vida", efectuó un segundo disparo que impactó en la espalda del fallecido, lo que afectó a los pulmones, pericardio y corazón. Seguidamente, las tres personas que habían acudido a la nave con el finado montaron a éste, "que aún vivía", en un coche, todo ello "con la intención de llevarlo a algún hospital" de Sevilla, al tiempo que llamaban al 061.


No obstante, y "al ver el estado en que Manuel se encontraba", pararon en una gasolinera del Polígono Calonge, donde Manuel falleció a consecuencia de un shock hipovolémico producido por los dos disparos recibidos, sin que las asistencias médicas pudieran reanimarlo, certificándose su muerte a las 16:01 horas de ese mismo día. La escopeta poseída y utilizada por el acusado figuraba como sustraída, careciendo, en consecuencia, de las licencias y permisos para su tenencia, así como de las correspondientes guías de pertenencia, según expone la Fiscalía. El acusado estuvo huido desde el 27 de noviembre y hasta el 4 de diciembre de 2015, fecha en que fue detenido y encarcelado como presunto autor del crimen.