SPOILER EN SERIE

YA VIENEN...

|


Dragon


Acabó la séptima temporada de Juego de Tronos. Siete capítulos que nos dejan preparados para el invierno. Porque ya el lema de “Winter is coming...” se ha quedado viejo. Debo confesar ya desde el inicio que me ha dejado un poco chof. Ha estado bien, pero esperaba más. Mucho más. Y eso que considero que esta serie es sino la mejor, de las mejores. Pero los dos últimos episodios de la sexta temporada fueron tan, tan, tan bufff. Pues eso.



La conclusión principal es que Los otros ya vienen, como los Reyes Magos. Y su jefe es como Zidane: lo tiene todo para ganar. Es tan chulo, que a golpe de talonario o de imponer la mano, se ha comprado un dragón. Ese es el fichaje del verano y no Neymar con el PSG. Y el primer gol del Dragón de Los otros fue ni más ni menos, que crear una brecha en El Muro. Visto lo visto, mucho zumo del primo tendrán que beber para derrotar a este ejercito casi invencible.


La que está para hacerle un monumento es Arya, Esta niña es muy grande. Desde el minuto 0 ha demostrado todo lo aprendido. Desde la venganza con los Frey al final y su estocazo a Meñique, Arya es muy top. Y es que ahora más que nunca “un lobo solitario muere pero la manda sobrevive” está muy de moda en Winterfell.



La séptima temporada también nos ha mostrado un punto clave de la evolución de las especies. Y es que los cuervos, por menos los de Juego de Tronos, son los animales mas rápidos del universo. Ni el whatsapp, oiga. Ahora cuando no respondas a tu novia y digas que no tenías cobertura, te pedirá uno de esos pergaminos supersónicos que recorren los siete reinos en minutos. Bueno, da velocidad al asunto y nosotros nos quejamos por todo. Nunca estaremos contentos con nada.



Estos siete capitulos no han sido los mejores para la Casa Lannister. Bueno, Cersei es aparte. A Tyrion le ha faltado esa chispa a la que nos tiene acostumbrados, aunque el dialogo con Jon Snow llegando a Rocadragón es para ver una y otra vez. El que no la va a olvidar es Jaime. Casi muere por un dragón. Su hermana cada vez está más loca. Un Greyjoy se atreve a decirle guarradas de su hermana. Ollena le confiesa que envenenó a su primogénito. Vamos, que sus cejas se han quedado arriba de tanta cara de sorpresa. Reacciona nene, que esto va ya en serio. Eso sí, su honor que no se lo toquen. Si dice una cosa, muere con ella.



Cersei es mi otra debilidad. Qué mujer. Que cabezita. Cuanta paciencia para la venganza. Como lo hace. Como se mueve. Hasta con el pelo corto enamora. Ay, Siete Dioses, ¿que tendrá esta mujer que aún a sabiendas que esta como una regadera te enamora sin hablar'. Pues eso. Solo puedes suspirar.



Y bueno, el colmo de los haters de este mundo y del vecino son Jon Snow y Daenirys. Su revolcón es una de las escenas de la serie. El sobrino y la tía desnudos en la pantalla. Se veía venir. Todo el mundo preguntando donde estaba el sexo explícito que caracterizaba esta serie y cuando llega, no gusta. Pero la duda no es esa. La duda es saber, cuantos de vosotros, amigos míos, habéis ido a la casa de la chica que os gusta, habéis llamado y sin mediar palabra, entras y triunfas. Vamos, vamos, vamos. Eso es el triunfo de tu vida Jon. No la dejes escapar. Buuuenooo, perdona. Te tengo que llamar ya Aegon, que vaya tela también, que debe ser el nombre como Anacleto para nosotros.



En fin, ahora dos años para terminar esto, algo que dará para que los no enganchados se metan de lleno en la serie. Una serie que fue nueve días Treding Topic en Twitter. Dos años para concluir la mejor serie de la historia. Pero quiero más. Mucho más. Espero que llegue. Y que Cersei venga a llamar a mi puerta. Ah, se siente. Haberlo pedido antes.