La plantilla de la ayuda a domicilio de Camas teme nuevas demoras en las nóminas y reclama una solución

Las trabajadoras piden a Asisttel que abone los salarios "dentro de los plazos" estipulados por el convenio provincial del sector
|


Unidad de estancia diurna asisttel aljarafe 1 625618 1


La plantilla del servicio de ayuda a domicilio del Ayuntamiento de Camas, adscrita a la empresa Asisttel Servicios Asistenciales, ha advertido este lunes de que los conflictos con la empresa por los retrasos en el pago de las nóminas se remontan a unos "seis años" atrás, toda vez que las trabajadoras temen que las demoras continúen. 


Desde la plantilla, conformada por 40 trabajadores, han manifestado a Europa Press que el conflicto laboral que sacude al servicio de ayuda domiciliaria del Ayuntamiento de Camas no es nuevo. Según han detallado, mientras el convenio colectivo del sector aprobado para la provincia de Sevilla fija entre los días 1 y 5 de cada mes el plazo de abono de los salarios, las trabajadoras sufren repetidos retrasos en el cobro de sus nóminas "desde hace más de seis años". En alguna ocasión, las trabajadoras han llegado a pasar "más de dos meses sin cobrar". 


"El convenio colectivo estipula que los pagos deben ser realizados entre los días 1 y 5 de cada mes, pero muy pocas veces han cumplido ese plazo", se quejan respecto a la empresa Asisttel. Al respecto, este servicio municipal afronta una situación en la que tanto la plantilla, como los sindicatos y el propio Ayuntamiento acusan a la empresa adjudicataria de repetidas y casi "sistemáticas" demoras en el pago de las nóminas. 


El Ayuntamiento de Camas, gobernado por Rafael Recio (PSOE), incluso ha encomendado a su servicio jurídico que estudie la posibilidad de rescindir el contrato adjudicado a Asisttel, como consecuencia de sus "incumplimientos" en materia laboral. El primer edil, al respecto, reconocía recientemente que el Ayuntamiento adeudaba a Asisttel las partidas económicas correspondientes a la facturación de los meses de junio y julio, aunque precisaba que se trataba de una incidencia "imputable" a la propia empresa, que hasta el pasado 7 de agosto no habría "subsanado los defectos advertidos" en las facturas remitidas. 


Y mientras la empresa niega que haya acumulado "retrasos de tres meses" en los pagos de las nóminas y defiende que la plantilla cobra "dentro del mes devengado", las trabajadoras temen que continúen las demoras en el abono de las nóminas y exponen que simplemente reclaman "cobrar" a tiempo. "Lo único que pedimos es cobrar dentro de los plazos", han resumido.