SEVILLA AL DIVÁN

SEXUALIDAD: ¿MODA?, ¿LIBERTAD?, ¿IMPOSICIÓN SOCIAL?

|


04 1

Desde hace unos años venimos observando con gran satisfacción como la orientación sexual, deja de ser algo que recriminar, ocultar o tan siquiera aceptar, pues no es algo que toque aceptar o no, simplemente es. Hoy día la mayoría de la gente vive su libertad sexual de manera natural, casi sin represión, y digo casi, pues aun quedan algunos prejuicios y fobia. Pero no es esto lo que me ocupa en este escrito, cada cual con su orientación y su vida; siempre he escuchado en mi casa que " no hay cosa más sana que hacer cada uno lo que le dé la gana", y a esto me refiero, ¿hacemos realmente lo que nos da la gana? y ¿nuestros jóvenes, lo hacen?


Dos preguntas que me llevan a una contradicción, pues nuestra generación y unas cuantas más, estábamos condicionados por unos cánones, políticas y religión que nos decían qué y cómo, pero ahora hay un movimiento, tendencia, llámale como quiera que no es neutral, ni tampoco inocente, es intencionado y busca. Y desde esa búsqueda, de nuevo se empiezan a romper libertades y coaccionar, aunque esta coacción, persuasión o imposición, me da igual, está aceptada y tolerada, no es. En el ambiente se respira tensión y sensación de no pertenencia. Son muchos los jóvenes que dicen ser bisexuales, pansexuales, antrosexuales, transgénero, etc., cualquier eufemismo antes de referir su verdadera orientación sexual. Es decir, no vale decir identidad, vale jugar al despiste o vale vivir la idea romántica de libertad por miedo a verse señalado como un antiguo o retro.


Os parecerá mentira, pero se vuelve la tortilla, hetero, homo, nooooo, ahora toca pansexual (más común), y ¡ojo!, cuidadito con definirte. De inicio, parece romántico y fácil, no hay ataduras, sólo me enamoro de la persona, no importa su sexo, pero ¿realmente es por eso? Son muchos chicos los que vienen a consulta muy confusos, pretendiendo algo que genera un choque en sus ideas, deseos u orientación, pues aún sin tener madurez y experiencias, se ven influenciados por una nueva manera de entender su sexualidad. Otros, siguen ocultando su verdadera identidad en un juego que se aleja de lo moderno y actual y se vuelven a enrocar en la mentira y el prejuicio. 


Lo verdaderamente actual es ser fiel a uno mismo a tu propia manera de sentir y vivir tu sexualidad. Seas hetero, homo o transexual, no desandes el camino, sigue evolucionando hacia la libertad en cualquiera de sus formas. No te dejes embaucar por intereses, ni por presiones que buscan seguir generando caos, las cosas no dan igual, vivir en la hipocresía y en el todo vale, finalmente no te aportará estabilidad. Lo innovador, lo revolucionario es ser uno mismo, vivir tu diferencia, romper con los prejuicios y perjuicios, dejar modelos borreguiles y Practicar la Vida desde ti. No pierdas el tiempo en la indefinición pues dejarás de vivir un maravilloso despertar a tu sexualidad, no reprimas lo que verdaderamente sientes, no hay nada que lamentar u ocultar. No es guay, NO SER, lo que verdaderamente importa y te hace ser persona, es el acto consciente y pleno de actuar desde tu definición completa. Y tú mejor que nadie, sabes que quieres.


Experimentar, buscar nuevas experiencias, no tiene por qué alejarse de lo que uno es, no tenemos que impostarnos por el hecho de gustar a un grupo, tampoco tener miedo a aceptarte como alguien diferente, pues será esta diferencia, la que te haga ser especial y parte importante de tu familia o cualquier grupo al que pertenezcas.


RESPETA TU SEXUALIDAD, VIVE LO QUE ERES CON PLENITUD.