La Guardia Civil detiene a un súbdito británico por un supuesto delito contra el patrimonio histórico

Al sujeto, que se encontraba en un hotel de Los Palacios, se le han intervenido antigüedades y objetos de coleccionismo supuestamente sustraídos en Italia
|


Img584541ac60ff1


El pasado 16 de agosto, la Guardia Civil realizó una inspección rutinaria en varios hospedajes de la localidad comprobando que en el listado de las personas hospedadas se encontraba un cliente de nacionalidad británica, de iniciales W.T.V. Tras consultar la base de datos, resultó que esta persona posee un señalamiento en vigor en el que se solicita Búsqueda y Detención a efectos de extradición por Delito contra el Patrimonio Histórico, siendo reclamado por el Juzgado Central de Italia.



La Guardia Civil se dirigió entonces a la habitación donde se encontraba pernoctando y tras llamar a la puerta, es recibido por un varón de unos 55 años de edad, que afirmó ser W.T,V. Se le requiere la documentación personal y esta persona entrega el pasaporte británico con su foto y supuestos datos personales, coincidiendo con lo que consta en la base de datos.



Los agentes le informaron de que posee una orden de requisitoria en vigor para su detención y extradición a Italia, a lo que respondió que lo sabía y accedió a salir de la habitación del hotel con sus efectos personales para desplazarse hasta las dependencias de la Guardia Civil. Posteriormente se procedió a su detención para su puesta a disposición Judicial.



Entre los efectos personales que contenía se localizaron numerosos objetos de colección y antigüedades, de los que el detenido no pudo acreditar su legal procedencia. Al parecer se trata de efectos de coleccionismo sustraídos, con la siguiente relación: dos ladrillos de cerámica esmaltados en color azul y blanco, una pieza cerámica con marco de madera dorado con imagen de Virgen niño de color azul, seis lucernas de arcilla, ocho anillos metálicos con diferentes tamaños, seis piezas antiguas de diverso tamaño, 90 paquetes individuales conteniendo una o varias monedas de origen romano y árabe cada uno y 25 paquetes conteniendo diferentes piezas de colección anticuario.



Dicho efectos fueron intervenidos, al no poder acreditar la procedencia ni aportar documentación alguna que verifique su propiedad, procediendo a realizarse un estudio sobre las mismas. Dos días después, el día 18 agosto, el detenido junto con los efectos intervenidos fueron puestos a disposición del Juzgado Central nº 4 de la Audiencia Nacional de Madrid.