...Y AL TERCER DÍA SE HIZO INMORTAL

|


31bddd23c132190ci3


Sevilla. 28 de agosto de 2007. Hospital Virgen del Rocío. 14:30 horas. Aquel día, en aquel sitio, y en aquella hora, murió el hombre, pero nació la leyenda. Hoy se cumplen 10 años del, posiblemente, mayor ejemplo de concordia que ha dado y dará el fútbol sevillano. Hoy, 28 de agosto de 2017, se cumple una década de la muerte de Antonio José Puerta Pérez (Sevilla, 1984).


Y todo ello tras tres días de agonía y sufrimiento infinito. Tres días desde que cayera herido frente al Getafe al inicio de la primera parte de la jornada inaugural del campeonato liguero 2007-2008. Tres días con el corazón encogido de toda una ciudad hasta que se conocía el fatal desenlace.


Mucho se ha escrito de lo que supuso Puerta para la historia del Sevilla. Y es lógico. Su gol al Schalke 04 aquel inolvidable Jueves de Puerta, perdón, de Feria abrió la etapa más gloriosa que se ha vivido en Nervión en 112 años de historia.


Pero el legado de Puerta va más allá de lo deportivo. Unió a la ciudadanía sevillana, la blanquirroja y la verdiblanca, la cual dio una vez más una lección de señorío a la clase dirigente de ambos, cuyas relaciones institucionales entre ambos estaban visiblemente deterioradas por aquel entonces. Esa imagen de Lopera y Del Nido llorando abrazados quedará ya para la posteridad.


Así que gracias Antonio. Gracias por ser tan amable siempre con aquellos que trabajamos contigo. Gracias por estar siempre disponible para todo lo que necesitáramos. Gracias por atenderme con paciencia infinita aquella tarde en Pamplona sólo horas antes de jugarte el pase a la final de la segunda UEFA que a la postre conseguirías. Gracias de corazón. Si no lo hace ya, Aitor se sentirá muy orgulloso de su padre y, sobre todo, de la herencia que nos dejó a todos.


Pd.: No me resisto a contarles la anécdota de Glasgow en aquella segunda UEFA de la que les hablaba antes. Cuentan los allí presentes que cuando llegó la tanda decisiva desde los 11 metros, Juande levantó la vista buscando tiradores. Muchos de ellos, incluso pesos pesados, le esquivaron la mirada, tratando de disimular el temblor de piernas que tenían. "Míster, si quiere lo tiro yo", le dijo Puerta al técnico manchego. Les dejó un video donde pueden ver lo 'nervioso' que se puso Puerta en aquel momento clave de toda una final europea...