Antonio Serradilla: “Subir al podio en un Mundial es un momento mágico”

Es uno de los jugadores más prometedores del balonmano español y ha conseguido la medalla de plata con la selección española en el Campeonato del Mundo Juvenil celebrado en Tibilisi (Georgia). El jugador Antonio Serradilla ha sido uno de los más destacados en la cita internacional, donde ha llegado a ser Mejor Jugador del Partido en la eliminatoria de semifinales ante Croacia. El sevillano cuenta para Información Sevilla su experiencia en el Mundial y sus próximos retos en este deporte.
|

DSCN0028


Cuando conoció la noticia de que iba a participar en el Mundial Juvenil de Balonmano celebrado en Tiblisi (Georgia), ¿esperaba ser convocado para representar a España en la cita internacional?


Me comentaron desde antes que había hecho un gran trabajo en mi club durante esta última temporada, el Balonmano Montequinto y que tenía un puesto en el Mundial en la lista de jugadores. Estuve feliz de poder estar con España para esta cita.


Dentro de su carrera como jugador en el Balonmano Montequinto, tanto en su trayectoria como en su última temporada, ¿ha sido clave para conseguir esa convocatoria con la selección y disputar el Mundial?


Sinceramente, al club le debo mucho, incluso mucho antes de estar en la selección. Gracias a ellos ha sido posible que consiga estos logros  durante estos últimos años.


¿Ha sido difícil participar en la cita mundialista con la selección, dado el gran nivel de su generación en el balonmano nacional?


Sí, claramente en España, nuestra generación del 98-99, tiene un gran nivel ya que es difícil ganarse un hueco en el equipo. Mucha gente tiene un buen rendimiento y les ha costado llegar a este momento por lo que me siento orgulloso de pertenecer a este equipo.


En la fase de grupos del Mundial, os enfrentasteis a selecciones como Túnez, Eslovenia, Rusia, Serbia y México (que fueron los rivales de España en el grupo D). ¿Cuál fue el rival o los rivales donde pasaron más dificultades para vencer?


En nuestro equipo, todos pensábamos que Eslovenia iba a ser el rival que nos lo iba a poner más difícil, aunque nosotros íbamos partido a partido. Ante otros rivales como Serbia, salimos un poco relajados y ganamos por 29-28. Fue el partido que más nos costó.


Finalizaron como primeros de grupo, consiguiendo el billete para la fase final del torneo. ¿Esperabais pasar como líderes a los últimos partidos del Mundial?


Nosotros no nos esperábamos este resultado, pero era nuestro objetivo. Teníamos que pasar como primero para que los cruces fueran más fáciles y, al fin y al cabo, lo conseguimos.


DHw7O0NXcAE vR7


En el partido de la final, donde cayeron derrotados ante Francia por 25-28, ¿qué os faltó para llevaros la medalla de oro en el Mundial de Georgia?


Creo que la final se decidió en pequeños detalles, pero no podemos olvidar que en el pasado Europeo jugaron la final. Ellos tienen más experiencia que nosotros y hemos pecado de novatos y nos ha costado más. Aunque en el descanso íbamos por delante en el marcador, ellos controlaron mejor el encuentro y por eso se llevaron la victoria.


Cuando se subió al podio con el resto de sus compañeros de selección para obtener la medalla de plata, ¿qué sentiste en ese momento y en qué pensaste?


Es algo increíble, porque el año pasado estuvimos grabándolo desde casa y vivirlo en directo con una medalla de plata es una alegría. Todos los jugadores del combinado nos emocionamos mucho y, a pesar de que sea plata, fue un momento mágico el subirse a un podio a nivel mundial.


¿Este resultado conseguido en el Mundial te motiva para seguir creciendo en tu carrera profesional como jugador de balonmano?


Este resultado me ilusiona mucho y ya tengo ganas de que llegue la temporada que viene. Me quiero centrar tanto en mi club como en el Europeo con la selección, a ver si podemos conseguir esa medalla de oro que tanto soñamos.


En tu participación en el Mundial, ¿qué es lo que ha destacado a nivel profesional y humano como equipo de la selección española?


La clave de todo el éxito de este Mundial ha sido la familiaridad que todos hemos tenido. Los compañeros hemos sido una piña desde el primer minuto, tanto en los buenos y malos momentos. Hemos estado unidos como grupo y nuestra relación era muy buena, y ahí ha sido la clave que más destaco.


¿Qué objetivos te marcas como jugador de cara a la próxima temporada?


El pasado año tenía el mismo objetivo que este, uiero jugar la fase de ascenso a Primera División Nacional como sea y ganarla. Ese es el sueño de todo el equipo, que se puede lograr. Con la selección, quiero ganar el oro en el Campeonato de Europa del próximo año.


¿Ve como un sueño trabajar para estar en el equipo absoluto de balonmano español?


Sí, la verdad es que algo que sueñas desde pequeño. Lo ves muy lejos pero no creo que esté tan lejos si sigo trabajando como lo estás haciendo. Creo que se puede conseguir.


Desde tus inicios en este deporte, ¿esperabas llegar tan lejos y jugar con la selección española un Mundial?


Cuando me apunté a balonmano, no tenía ese objetivo de llegar a ser uno de los mejores jugadores de España y entrar en la selección. Pero, poco a poco, a medida que vas consiguiendo logros y vas viendo que superas metas y logras ganar campeonatos, te sientes muy cómodo para afrontar retos más difíciles.