El Sevilla de Berizzo empieza LaLiga con un empate en un partido en el que pudo pasar de todo

Los de Nervión mejoraron con la entrada de Banega, pero el cerebro argentino se borró del encuentro con una protesta al colegidado que le puede costar caro
|


DHn MISXoAAvM4H


Había ganas de ver al Sevilla FC en su campo, al calor de los suyos, tras la buena imagen dada el pasado miércoles en Estambul. Y también porque el once inicial, totalmente remozado, se presentaba repleto de jugadores de corte ofensivo, bonitos de ver. Así se presentaba el equipo de Eduardo Berizzo, pero la realidad en el fútbol nunca son dos más dos. De hecho, prácticamente en la primera jugada, Borja Lasso, que debutaba como titular con el primer equipo en liga, perdía un balón en medio campo, el esférico le llegaba a Leo Baptistao que aprovechaba para plantarse en un mano a mano con David Soria, otra de las novedades. Poco, le duró la alegría al cancerbero madrileño que si bien detenía el disparo del delantero visitante, en el rechace recibía una patada en la mano que le obligaba a dejar el encuentro. Mala suerte la del chaval.


El Sevilla, con ese medio campo bonito, jugaba a un ritmo trotón, con un Lasso sobrepasado, mientras que Ganso y Nzonzi pasaba desapercibidos. Enfrente, el Espanyol ponía más mordiente y sangre, haciéndose dueño de la medular en los primeros compases. Hasta el minuto 20 no llegó el primer acercamiento local. Una internada de Navas, con el brazalete de capitán, era rematada a bocajarro por Nolito para que Pau López despejara a córner en una felina estirada. En la jugada siguiente, un centro de Piatti entre los centrales fue rematado por Baptistao, aunque esta vez se encontró con una fenomenal estirada de Sergio Rico, siendo Kjaer, en el rechace, el que evitaba el gol visitante.


Los locales le iban cogiendo el pulso al encuentro, y en un saque de esquina de Nolito, muy cerrado, Pau López se hizo un lío con el balón, que rebotó en Lenglet y volvió a la portería visitante. Si entró o no será cuestión de debates televisivos, el caso es que Hernández Hernández estimó que sí lo hizo y el Sevilla se adelantaba en el marcador. Comenzaron entonces los mejores momentos sevillistas, con Nolito, Navas y Sarabia poniendo de gol a Muriel, ese delantero de 20 millones, que no supo acertar en la meta contraria.Una nueva pérdida, esta vez de Nzonzi, esta vez si era aprovechada por Baptistao, una pesadilla en la primera mitad, para empatar el partido tras una galopada en la que se echó en falta mayor contundencia defensiva. 


La segunda mitad se iniciaba con los mismos protagonistas. Eso sí, pronto se dio cuenta el Toto Berizzo que tenía que mover el banquillo si quería buscar la victoria. Entró Banega, y sin estar brillante, si se vio a un equipo más hecho, con más ganas de mandar. Con más balón, también apareció Ganso, dándole velocidad al juego del equipo. Lástima que el delantero más caro de la historia del club estuviese negado de cara de puerta. Tuvo varias, una clarísima tras combinación entre el centrocampista brasileño y Nolito, pero su disparo se marchó al palo. Si mostró buenas maneras, pero por ese precio se le exigen goles. No que los meta, sino que se le caigan.


De ahí al final, el Sevilla tuvo más el balón. Se acercaba y daba la impresión de que mataría el partido, pero una irresponsabilidad de Banega, que se expulsó váyase usted a saber porqué, echó por tierra toda posibilidad de sumar los primeros tres puntos de la temporada. Dudas en este primer envite. El miércoles, otra prueba de fuego. Y habrá que ir con todas las armas, no con balas de fogueo.


FICHA TÉCNICA

Sevilla FC (1): David Soria (Sergio Rico, minuto 5), Corchia, Kjaer, Lenglet, Pablo Sarabia, N’Zonzi (Pizarro, minuto 73), Ganso, Borja Lasso (Éver Banega, minuto 53), Jesús Navas, Nolito y Muriel.

RCD Espanyol (1): Pau López, Javi López, Naldo, David López, Aarón, Pape Diop, Javi Fuego, Piatti (Granero, minuto 60), Jurado (Hernán Pérez, minuto 74), Gerard Moreno y Leo Baptistao.

Goles: 1-0, minuto 26: Lenglet. 1-1, minuto 35: Leo Baptistao.

Árbitro: Hernández Hernández, canario. Expulsó a Éver Banega. Cartulinas amarillas para Pape Diop, David López, Leo Baptistao, Aaron, David López y Nolito.


Foto: LaLiga