La Casa Murillo abrirá como centro de visitantes el 29 de noviembre para dar lustre a la celebración

​El Ayuntamiento y la Junta ponen en marcha una tramitación de urgencia para que el inmueble esté operativo desde el primer momento de la efeméride
|


Casamurillo



Una tramitación de urgencia para que la que fuera casa de Bartolomé Esteban Murillo, ahora sede del Instituto Andaluz de Flamenco, esté plenamente operativa desde el día 1 del Año Murillo como centro de visitantes. El Ayuntamiento de Sevilla ha fijado la apertura del inmueble, enclavado en el barrio de Santa Cruz, el 29 de noviembre. Será justo un día después del arranque de los fastos en conmemoración del cuarto centenario del nacimiento del pintor sevillano, que tendrá lugar en el Teatro de la Maestranza con el concierto del violagambista Jordi Savall junto a Hespèrion XXI y la Capella Reial.


Para ello, el Consistorio está dispuesto a forzar la maquina, a la vista de que solo dispone de un margen escaso de tres meses. Por ello, ha licitado un contrato por vía urgente para la adaptación del inmueble –por 145.200 euros–, donde exige a las empresas solicitantes un calendario de plazos ajustado al dedillo: dos semanas para presentar un proyecto y cinco semanas para poder ejecutarlo en la planta baja del número 8 de la calle Santa Teresa, que es el espacio que ha cedido de forma temporal la Junta de Andalucía, que es la propietaria del inmueble y donde aloja al Instituto Andaluz del Flamenco –que durante el periodo de la cesión se mudará a la primera planta–. De hecho, el contrato precisa que este edificio permanecerá como centro de visitantes para el Año Murillo por espacio de 16 meses, o lo que es lo mismo, hasta el 31 marzo de 2019.


La idea, como ya avanzó en mayo tanto el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, como la consejera, en aquel momento de Cultura, Rosa Aguilar, es que la Casa Museo de Murillo como espacio de visitantes, así como lugar de referencia y epicentro de rutas en torno al Año Murillo. Para este cometido, el inmueble «se servirá de las nuevas tecnologías» para «profundizar en la figura del pintor, su época, su vida y su obra». 


Así, habrá una sala de atención al visitante con una pantalla táctil de al menos 65 pulgadas que permita visualizar los distintos puntos de los itinerarios y rutas murillo, así como espacios con programación dentro del Año Murillo, como el espacio Santa Clara o el Museo de Bellas Artes. Se habilitará también una sala de proyecciones donde se mostrará material audiovisual seleccionado por el ICAS, al igual que una sala de exposiciones/taller con contenidos on line adaptado más al público infantil y escolar, donde habrá seis puestos de ordenador, sillas y bancos para unos 25 niños y «ambientación gráfica o visual de la sala utilizando las imágenes de Murillo». 


El patio central se reutilizará para alojar presentaciones, ruedas de prensa, charlas o conferencias, pero estará ambientado con ocho imágenes de obras de Murillo seleccionadas por Enrique Valdivieso: Inmaculada (Museo del Louvre), Autorretrato (Nueva York), Autorretrato (National Gallery de Londres), La Virgen del Rosario con el Niño (Dulwich Picture Gallery de Londres); Santa Rosalía de Palermo, la Virgen y el Niño (Museo Thyssen de Madrid); Santa Rosa de Lima (Museo Lázaro Galdiano de Madrid), La sagrada familia de San Juanito (Museo Nacional de la Habana) y La anunciación (The Wallace Collection de Londres).