El sindicato ASC de Tussam pide "planificar la ampliación de la línea" del aeropuerto por el aumento de vuelos

​Cree que "sin son ciertas" las tesis de Cabrera habría acabado "el conflicto con los taxistas del aeropuerto" por los servicios de Tussam
|


Aeropuertotaxi

La Agrupación Sindical de Conductores (ASC), el sindicato mayoritario de Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam), ha solicitado a la dirección de la empresa que junto a los responsables del aeropuerto de San Pablo, "planifique la ampliación" de los servicios de la línea especial de autobuses que conecta la ciudad con el aeródromo, a cuenta de la previsión de que el mismo experimente un "incremento" de vuelos el próximo mes de septiembre.


A través de un escrito elevado al director gerente de Tussam, Rubén García, y recogido por Europa Press, el sindicato ASC expone que las previsiones apuntan a un "incremento" de vuelos en el aeropuerto hispalense este mes de septiembre, y por ende un aumento también "en el número" de pasajeros que desembarcan en el aeródromo.


Con relación al aeropuerto, recordemos que allá por 2012, durante el mandato del alcalde popular Juan Ignacio Zoido, Tussam promovió y aprobó de cara a 2013 una modificación de sus tarifas, según la cual el billete simple de la línea especial del aeropuerto subía su coste de 2,4 a cuatro euros.


En paralelo, la parada de taxis del aeropuerto de San Pablo está sujeta a una tarifa única con un precio de 22,2 o 24,75 euros y diversas voces denuncian un presunto "monopolio" de dicha parada, a manos de un grupo concreto de taxistas.


EL CONFLICTO DEL TAXI


En ese contexto, una investigación promovida por la Brigada de Información de la Policía Nacional por presuntas coacciones y amenazas a taxistas y a conductores de vehículos de transporte concertado, con relación a los trayectos al aeropuerto hispalense, suma hasta el momento 32 taxistas investigados, cinco de los cuales fueron incluso detenidos.


Dentro de esta investigación, los agentes registraron la sede de la asociación Solidaridad Hispalense del Taxi, una de las dos principales organizaciones gremiales del sector del taxi de Sevilla, con fuerte presencia en el aeropuerto. La sede de la asociación, de hecho, está enclavada en las instalaciones del aeropuerto.


Frente a dicha situación, por cierto, hace ya meses que el Ayuntamiento de Sevilla anunció que hasta un total de 20 efectivos de la Policía Local estarían destinados a su Servicio Especial de Transporte e Intrusismo (SETI) o asignados a las paradas de taxi del aeropuerto y la estación de trenes de Santa Justa, para "combatir el intrusismo, las conductas irregulares o los cobros abusivos".


Y es que además, después de que la empresa de alquiler de coches con conductor Cabify desembarcase en Sevilla el pasado mes de septiembre de 2016, los taxistas denuncian supuestas situaciones de "intrusismo" por parte de los conductores de esta y otras empresas con licencia para vehículos de transporte concertado, quienes de su lado denuncian ser víctimas de frecuentes coacciones e incluso ataques por parte de taxistas.


"EL FIN DEL CONFLICTO"


En cualquier caso, en la carta remitida por ASC al director gerente de Tussam, el sindicato señala que el propio concejal de Movilidad y Seguridad, Juan Carlos Cabrera (PSOE), "ha manifestado públicamente que el conflicto del taxi está resuelto y que se ha creado una unidad específica de la Policía Local para el aeropuerto". "Estas dos circunstancias, si son ciertas, supondría que se ha llegado al fin del conflicto que, con el colectivo de taxista del aeropuerto, se generaba cuando se proyectaba una ampliación del servicio (de Tussam), permanente y puntual, para dar cobertura al exceso de demanda", opina el sindicato ASC.


En consecuencia, la organización sindical reclama a la dirección de Tussam que, "en coordinación con el aeropuerto, se planifique la ampliación del servicio en dicha línea a partir del próximo mes, entre otras cosas porque las largas esperas y colas generan tensiones entre los usuarios y los propios trabajadores, algo que no es ni recomendable ni deseable dado que podemos encontrarnos con casos de retiradas del servicio por motivos que salud, generando un perjuicio directo a los propios trabajadores e indirecto a la propia empresa".