SEVILLA AL DIVÁN

CUSTODIA COMPARTIDA: UNA NECESIDAD TANTO PARA LOS PADRES COMO PARA LOS HIJOS

|


CustodiacompartidaII


Eres padre. Entendiendo la figura "padre" por ambos progenitores. Y padre no significa parir o preñar, significa educar, cuidar, proteger, atender y cubrir las necesidades de los hijos tanto físicas como EMOCIONALES, y de éstas, son muchos los que se olvidan cuando han de afrontar algo tan normal y humano como una separación. 


A veces ocurre, nuestra idea de matrimonio y amor eterno se rompen. Las personas evolucionamos en todos los niveles y nuestro amor y sentido de la vida también. Ni bueno ni malo, cambios que deben ser aceptados y vividos con coherencia y respeto, más, si hay hijos, lo cual nos compromete y obliga a proteger sus necesidades y defender sus derechos, que no son los mismos que los de los padres.


Cómo psicólogo perito y mediador, me veo cada día inmerso en estas situaciones, donde a veces, la falta de información, la soberbia, el dolor, la rabia, las presiones familiares, (que más que ayudar fomentan odio y graves conflictos), suponen un daño grave y a veces difícil de 

abordar para los menores. 


Para evitar esto, ¿Qué debemos saber?. Primero: cuando alguien decide separarse no se convierte en un mal padre ni en un incapacitado/a para cuidar a sus hijos. La separación nada tiene que ver con la atención a los hijos, sino con el fin de un sentimiento hacia un compañero/a. Es el final de una relación sentimental donde hay unos hijos como consecuencia de esa unión y a los que hay que atender, independientemente del amor o cariño que se procesen los progenitores.  


Segundo: Si ambos durante el matrimonio han sido aptos como padres y han sabido cuidar, educar y atender a sus hijos, también lo harán después. 


Es curioso, que durante el matrimonio sean buenos padres, y tras la separación lo peor. Por lo que ambos progenitores tienen el mismo derecho a cuidar y educar y sobre todo los hijos tienen derecho a obtener los cuidados tanto de su padre como de su madre. Es por ello coherente y de sentido, otorgar a ambos padres la custodia, lo cual quedó claro en sentencia judicial del Tribunal Superior con fecha 29 de abril de 2013, en el art. 92 CC donde se dice que la CUSTODIA COMPARTIDA: «no permite concluir que se trate de una medida excepcional, sino que al contrario, habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea».


Tercero: La guarda custodia no se establece o prevalece en interés de los progenitores, sino en el interés de los menores y será, desde esta máxima desde donde se determine el mejor régimen para ellos. 


Cuarto: Los hijos no son una propiedad privada de las madres por mucho que los paran y amamanten. Son el resultado de la ilusión y el deseo de una pareja para formar una familia. Suelen nacer del amor y de un compromiso por ofrecerles todo lo necesario, dotándolos de los recursos físicos y psicológicos que les permitan desarrollarse de manera estable y segura. 


Seguridad, protección, educación, estabilidad, afecto, amor, etc, todo se pierde cuando ambos progenitores llegan al mal uso del amor para conseguir dañar al otro, destruyendo la inocencia o lo único que ellos tienen: el amor de sus padres, sus referencias. Dedicarse a destruir los vínculos de los hijos con sus padres (AMBOS), es el principio del caos, no solo se rompe su unidad familiar, sino que tienen que ver como sus padres se deterioran, provocándoles inseguridad, desconfianza y un aprendizaje nefasto, que los acompañará para siempre. Niños que podrán llegar a usar la violencia para cubrir sus necesidades, hijos que pueden entender que la violencia de género es algo normal, hijos con necesidades afectivas y de seguridad que la podrán encontrar en personas que sepan aprovechar su debilidad, hijos que no sepan vivir con lazos afectivos y emocionales estables que les depare un vida sana e integra. 


Si de verdad amas a tus hijos Practica la CUSTODIA COMPARTIDA, separados o no, ambos guardáis, educáis y sois sus referencias y modelos, además las fuentes desde donde beben su amor y su capacidad para aprender habilidades que les permitan desarrollar una vida plena tanto individual, en pareja como social.