Los astilleros esperan duplicar facturación y estudian modernizar el varadero para acoger actividad de desguace

​La empresa han resaltado que se ha invertido en torno a 400.000 euros para instalar una nueva bomba de achique para modernizar el dique seco
|

Fotonoticia 20170814141037 640

Los astilleros del Guadalquivir, con sus nuevos propietarios, la naviera eslovena Pulchra Mare, esperan duplicar facturación con vistas a 2018 y está estudiando modernizar el varadero existente en las instalaciones para acoger nuevas embarcaciones mayores para su construcción y reparación y también para poner en marcha la actividad de desguace de barcos. Fuentes de la empresa han explicado a Europa Press que actualmente se está reparando un buque mercante, el MSM Dolores, que este lunes ya sale de las instalaciones de astilleros, y debe entrar además el buque Triple S y el ganguil Cyomar Uno está a la espera de entrar en el muelle de armamento.


Las fuentes han recordado que la concesión administrativa del puerto de Sevilla incluye, además del dique, un varadero, que se estudia modernizar y reformar, para adaptarlo a nuevas embarcaciones, para su construcción y reparación. Asimismo los nuevos propietarios de astilleros quieren potenciar un sector de moda que está siendo apoyado por la UE, como es el desguace de embarcaciones. Así, han explicado que ahora se quiere retomar en sus instalaciones esa actividad de desguace, donde la UE financia algunos proyectos, para lo cual haría falta reformar un varadero que es de los años 50.


Las fuentes han añadido que también se ha llevado a cabo la modernización del dique seco, de forma que "mientras que antes las bombas de achique eran muy antiguas y empleaban 36 horas, ahora en hacer esa misma tarea tardan entre 12 y 14 horas". Las fuentes han resaltado que se ha invertido en torno a 400.000 euros para instalar la bomba nueva. También han precisado que la concesión de astilleros también incluye 150 metros del antiguo muelle de armamento, que actualmente se utiliza para la espera de buques que tienen que entrar en el dique seco; por lo que se quiere reutilizar al ser de un "tamaño considerable", y dragar ese muelle, puesto que "el último buque que estuvo ahí fue en 2008, y pertenecía a los antiguos astilleros de Sevilla".


Dos barcos de la nueva empresa, con concreto ganguiles, han sido las primeras embarcaciones en atracar en el muelle de armamento desde 2008.  Los propietarios de astilleros han valorado que la plantilla en estos meses de actividad "se ha casi triplicado", pasando de ocho a 20 trabajadores de plantilla fija. Asimismo, se ha destinado un millón de euros para maquinaria.


Ampliar mercados


"Queremos abrir más mercados, aunque seguiremos con reparación y construcción", han añadido las fuentes, que precisan que la empresa está trabajando para obtener los máximos certificados de calidad medioambiental. En ese sentido, están sondeando el mercado para poder reparar tanto remolcadores como embarcaciones que dragan y para la construcción de embarcaciones auxiliares. Así, también quieren abrirse paso, además de con buques mercantes y ferries, ampliar a remolcadores, ganguiles y embarcaciones auxiliares.


La empresa, que mantiene su nombre comercial como Astilleros del Guadalquivir, a pesar del cambio en el accionariado, está acondicionando las oficinas y el año pasado facturamos en torno a 2,7 millones. Las fuentes han apuntado que de momento vamos igual que el año pasado, esperamos doblarlas. "La filosofía es recuperar una tradición centenaria en Sevilla, como es la construcción y la reparación naval", ha añadido.


La empresa


Pulchra Mare, nacida en 2013, es una compañía eslovena de negocios de transportes marítimos. Tiene oficinas en Eslovenia, Reino Unido, España y Croacia. A finales del pasado año, la empresa Astilleros del Guadalquivir indicaba que afrontaba el nuevo año 2017 con cinco nuevos barcos que entrarán en sus instalaciones para ser reparados y con otro nuevo para construir, de forma que esperan el próximo año duplicar la facturación registrada en 2016, cifrada en dos millones de euros.