Escuelas de Calor denuncia "la dejadez" de Educación ante la falta de climatización de las aulas sevillanas

La plataforma, nacida a través de las Ampas en el mes de abril de este año con el objetivo de climatizar las aulas andaluzas, pide a ​la Junta una "inversión fuerte" para poder así educar a sus hijos
|


CEIPARIASMONTANO

Desde el pasado mes de abril, multitud de Ampas de diferentes colegios de la provincia se han asociado entre sí para luchar contra una causa común: La falta de climatización de las aulas andaluzas. Por eso se ha conformado la plataforma 'Escuelas de Calor'. Esta iniciativa tiene como objetivo mejorar las condiciones climáticas a las que se enfrentan los alumnos y profesores para que así la enseñanza pueda realizarse de acorde a los parámetros de condiciones medioambientales que marca el Real decreto 486/97. A partir de septiembre, las Ampas se movilizarán a través de una gran manifestación en la ciudad y acciones reivindicativas en los centros a partir del comienzo de curso.


Desde iSevilla nos hemos puesto en contacto con una de las portavoces del movimiento en la provincia. Se trata de Teresa Pablo, presidenta del Ampa del IES Pablo Neruda de Castilleja de la Cuesta, que nos ha detallado en profundidad el origen, los objetivos y las reivindicaciones que su plataforma están demandando a la Consejería de Educación comandada por sindicalista Sonia Gaya.


Escuelas de Calor surgió como una iniciativa común entre las diferentes Ampas de la provincia. Según detalla Teresa, muchas Ampas utilizan las redes sociales y grupos de whatsapp para conectarse entre sí y aunar reivindicaciones comunes. Y una de éstas, por no decir la principal, es la consecución "de una climatización digna" para sus hijos.


La portavoz confiesa que las Ampas "combatían por separado el calor", e incluso "ponían de su bolsillo las medidas que consideraban oportunas". Sin embargo, denuncia que "no tenemos los suficientes medios para hacerlo por nuestra cuenta, ya que nosotros estamos para ayudar o hacer un apaño, no para realizar acciones que son competencias de la Junta". Desmiente que se hayan unido "por una ola de calor, como dice la Junta", sino por una reivindicación histórica en las aulas de los colegios andaluces.


Teresa afirma taxativamente que "no se puede dar clases con una media de 33º en las aulas (cuando la ley lo marca en 27º), sin ola de calor de por medio a partir del mes de abril, que ya conocemos Sevilla". La representante de las Ampas detalla que "no hay sistemas de refigeración en las aulas, por lo que no se puede dar clases ya que los niños son las personas más vulnerables al no estar completamente adaptadas y desarrolladas; las criaturas suelen tener mareos, sangrados, están sudados por todo el cuerpo, tienen somnolencia y, por supuesto, mal eso provoca un mal rendimiento en las aulas", continua.


Por eso, como ya informamos el pasado 20 de junio, ante las extremas temperaturas de los últimos días del curso 2016/2017, la Junta llegó a emitir una circular en la que autorizaba a los padres a dejar que sus hijos faltasen a clase. Además, instó a los centros a finalizar las clases y las actividades extraescolares, aunque salvaguardando "el cumplimiento del horario general del centro escolar, la evaluación del alumnado y la prestación de los servicios complementarios", según aquel comunicado. Este hecho le acarreó multitud de críticas por la oposición y sus socios de gobierno por "la falta de previsión" de la Consejería de Educación ante las olas de calor en los centros educativos públicos.


Escuelas de Calor no entiende cómo es que los centros educativos andaluces "son los únicos edificios públicos de la Junta de Andalucía que no tienen algún sistema de climatización". Incluso afirma que "hasta en los nuevos centros levantados" no se climatizan los edificios públicos educativos.


LAS DEMANDAS DE LA PLATAFORMA 


En cuanto a las demandas concretas, la plataforma no aboga por un sólo método de climatización. Quiere que se haga un plan en cada cento "según sus necesidades". Algunas de las medidas que reclaman son: El uso de la sombra con porches y árboles, la colocación de persianas que no permita que el calor pase al interior de las aulas con materiales adecuados, la ventilación de las aulas o los pasillos, y la implantación de aires acondicionados "si es preciso".


Las Ampas no están en contra de los aires acondicionados, pero sí que prefiere que se regule su uso por la "huella ecológica generada al expulsar calor al exterior" y por su alto gasto energético que muchos colegios no pueden permitirse. Afirman que "los centros no están preparados" y que por ello, aunque algunos tengan esta tecnología, no pueden usarla porque "económicamente no lo pueden mantener". Por eso, piden que la Consejería de Educación apueste por soluciones como paneles solares porque "fomentan la autosuficiencia de los centros".


LA "IMPROVISADA" REACCIÓN DE LA JUNTA


Escuelas de Calor critica el Plan de choque de la Consejería de Educación al considerarlo "una improvisación", ya que "nadie conoce sus criterios de selección de los centros". Señala que "parece que han seleccionado los centros mediante una lotería". Detallan que de esos 51 centros beneficiados del plan, sólo nueve son sevillanos, y que, además, para acceder a las obras hay que solicitar una subvención mediante las Ampas y el Ayuntamiento del municipio. Este dinero corre a cargo de la Red energética de la Junta de Andalucía. Por eso, las obras ni siquiera han comenzado.


Así pues, Teresa Pablos cree que la Consejería dirigida por Sonia Gaya está "improvisando en todo este tema, porque les ha pillado el toro en este asunto". La portavoz cree que el origen de la problemática es la "dejadez de la Junta en las infraestructuras de los centros públicos desde hace muchos años" y por eso el problema se le ha hecho "una bola". "No se mantienen los centros, no se podan los árboles ni se acondicionan ni se mejoran las instalaciones. Es la situación normal de toda la vida. Creen que las Ampas somos una hucha, y no es así. Es la Junta, y no nosotros o los Ayuntamientos los que deben de encargarse de mantener los centros públicos. Nosotros sólo estamos para ayudar en lo que podamos", sigue argumentando la portavoz del Ampa del CEIP Pablo Neruda. 


Ante la excusa de la posible falta de dinero para acometer estas obras en todos los centros públicos andaluces, Teresa afirma rotundamente que "sí hay dinero, pero es cuestión de organizarse y de voluntad política. El problema les ha pillado desprevenidos y salen del paso como pueden. La consejera dice que el aire acondicionado es malo para la salud de los niños, o Susana Díaz que las condiciones no son tan malas. Yo le invito a la presidenta que vaya a un centro de Triana a las 12 del mediodía. Se querrá ir la primera y no volvería a decir lo mismo".


HABRÁ MOVILIZACIONES


Por todo ello, la plataforma anuncia movilizaciones a partir del mes de septiembre, nada más comience el curso educativo. Teresa Pablos lo detalla de la siguiente manera: "El primer día de clase, todas las Ampas de 'Escuelas de Calor' harán movilizaciones en las puertas de los centros como en el pasado junio con los niños en bañadores y sombrillas, para dar constancia de que las aulas siguen siendo saunas. Y además, un fin de semana convocaremos una manifestación en Sevilla para que toda la comunidad educativa se una y denuncie".


Ante la pregunta de si van a tener un apoyo social claro, Pablos está "completamente segura" debido a que sienten el apoyon social de las familias porque hay una gran sensibilización por parte de los padres ante este problema. Además, el hecho de que los centros educativos andaluces sean los únicos que no cuenten con climatización, y se compare con los edificios de los altos cargos de la Junta, se siente que están ante una situación de "privilegio" con respecto a los niños y los trabajadores públicos. 



Manguera