La leyenda del 12+1 se inició en el Parque de María Luisa

Desde ISevilla queremos homenajear a esta leyenda del motociclismo, el recientemente fallecido Ángel Nieto, recordando las seis ocasiones en que compitió en la capital del Guadalquivir, donde ganó su primera carrera profesional en los Juegos de Otoño de 1965
|


Angelnietosevilla

El recientemente fallecido Ángel Nieto, campeón de 13 (12+1) Campeonatos del Mundo de Motociclismo, fraguó en Sevilla uno de sus mejores recuerdos como piloto profesional. La capital hispalense, que nunca ha tenido un circuito fijo de carreras, sí que ha albergado esporádicamente pruebas de velocidad fruto de su larga tradición motera. Entre ellas, se encuentran las carreras de motos en el parque de la Infanta María Luisa para los Juegos de Otoño. En este improvisado circuito el campeón español ganó su primera carrera como piloto profesional, y participó hasta en seis ocasiones en total en diversas pruebas en Sevilla.


Según la revista Chapina, la relación del piloto zamorano con la ciudad de Sevilla comienza en 1965. Ángel Nieto recién cumplida la mayoría de edad, con sólo 18 años se impuso en la categoría 125 cc Internacional, por delante de Peter Esser y Barry Smith. Este hecho prácticamente ha pasado desapercibido en la ciudad de Sevilla por el carácter desconocido de estas carreras de la mayor parte de sus ciudadanos. Y más al no ser una prueba puntuable del Campeonato del Mundo de Motociclismo. Sin embargo, su valor simbólico cobra una fuerza tremenda si tenemos en cuenta que a la postre sería la primera de las muchas victorias que un trece veces campeón del mundo.


Al año siguiente, el campeón repetiría  su presencia en la prueba sevillana de los Juegos de Otoño, mismo circuito y misma categoría en la que ganó el año anterior, la 125 cc Internacional. No obstante, no consiguió repetir la machada ya que pudo subirse al podio al acabar en la quinta plaza, en una carrera en la que se impuso la Montesa de José María Busquets. El piloto catalán, como hecho histórico, fue el primero en hacer debutar una Derbi en un campeonato del mundo de motociclismo, en la categoría de 50 cc en 1962.


Al año siguiente, en 1967, el piloto zamorano fue con ganas de revancha por aquella mala carrera en el parque de María Luisa. Y consiguió de nuevo alzarse con la victoria en la categoría de 125 cc, por delante del italiano Francisco Villa. En esta ocasión, y como luego bien acostumbró en los años en los que besó sus trece entorchados mundiales, el piloto repitiría participación en otra prueba. En este caso en la cilindrada de 50 cc, en la que entró segundo, sólo superado por Salvador Cañellas. Una de sus favoritas, ya que ganó seis de sus trece mundiales en esta categoría. En la actualidad esta categoría ha desaparecido del mundial y del actual CEV (Campeonato de España de Velocidad).


En los años 70 Sevilla desapareció del mapa de las carreras de motos a nivel internacional. Sin embargo, la muerte de José Campano hizo que a principios de los años 80 el Motoclub Escudería Castro creara el circuito "Aeropuerto Sevilla", bajo el nombre de I Trofeo Ciudad de Sevilla, como ocurría en el famoso torneo futbolístico finalizado en 1994. Esta prueba era puntuable para el Campeonato de España de velocidad, y Nieto por aquel entonces era ya el rey de la disciplina.


Cuando Ángel Nieto decidió participar ya poseía nueve campeonatos del mundo en su haber,  se llevó la medalla de chocolate en la prueba de 250 cc con un cuarto puesto. El ganador fue Benjamín Grau, con la moto que hizo grande al zamorano, la Derbi. Durante la celebraión de la prueba casi hubo una tragedia, ya que una niña fue atropellada al cruzar la calzada y el piloto cayó por los suelos. Ambos milagrosamente salieron ilesos. ¿El motivo del accidente? La mayor parte del público entró al circuito sin pasar por taquilla y además se saltaron las lógicas medidas de seguridad. Cosas de la época.


Al año siguiente, en 1981, Ángel Nieto, ya una leyenda del motociclismo internacional con 10 títulos mundiales, ganó su último campeonato de España, y con él la prueba puntuable del II Trofeo Ciudad de Sevilla en la categoría de 250 cc Súper, por delante de los pilotos Quique de Juan y Luis M. Reyes. Curiosamente lo ganó en una cilindrada en la que no fue capaz de ganar ni un sólo gran premio a nivel mundial. Era el maestro de las motos de baja cilindrada.


En 1982 Angel Nieto sufrió una lesión durante aquel verano cuando cargaba una barca en su camión para desplazarse a La Línea de la Concepción que le impidió participar en la prueba sevillana. Así pues, se despidió de los sevillanos en 1983, año en el que también finalizaron las carreras de motociclismo en la ciudad. En aquel año, la falta de seguridad de los circuitos sevillanos hizo que el Campeonato de España se mudara a otros circuitos. La gota que colmó el vaso fue un  accidente mortal sucedido un año antes en el que falleció un joven mecánico de uno de los equipos.


Sin embargo, Ángel Nieto se despidió amargamente de Sevilla. Su falta de ganas y motivación durante aquella carrera hizo que el piloto zamorano se retirara de la competición con tan sólo seis giros disputados. Este gesto lo que trajo consigo fue el lógico enfado de los miles de asistentes al evento, ya que Nieto era el principal reclamo de los organizadores y ellos habían pagado su entrada para verlo. Un pequeño lunar para la trayectoria de un piloto legendario tanto dentro como fuera de las pistas.