El Hospital Virgen del Rocío crea una consulta para tratamientos intravenosos de larga duración

Los pacientes que estén en tratamiento de media unos ocho meses pueden llegar a evitar tras la colocación de este dispositivo un centenar de pinchazos
|

Img cfajardot 20151210133451 imagenes lv terceros hospital virgen del rociokgzCU423888355413eiE992x558LaVanguardiaWeb

El Hospital Universitario Virgen del Rocío ha incorporado una consulta de acceso venoso para atender a personas que presentan problemas o dificultades a la hora de tomarle una vía para la administración de fármacos o porque precisen terapia intravenosa de larga duración. Los pacientes que estén en tratamiento de media unos ocho meses pueden llegar a evitar tras la colocación de este dispositivo un centenar de pinchazos, entre los necesarios para la administración de los fármacos intravenosos y las analíticas para el control de su estado de salud.


Según un comunicado remitido por el hospital, profesionales de la Enfermería han atendido ya a un centenar de personas, a quienes colocan un dispositivo que evita los pinchazos continuados para la administración de medicación o la extracción de sangre para analíticas. El equipo que se encarga de la terapia intravenosa, "está formado íntegramente por profesionales de Enfermería" y se ha creado "para preservar en las mejores condiciones el capital venoso del paciente cuando debe someterse a tratamientos que pueden deteriorar el sistema vascular periférico por la duración, periodicidad o agresividad de la terapia que requiere el paciente".


Asimismo, el perfil de la persona que es atendida en la nueva consulta es el del paciente que está en tratamiento oncológico o hematológico que requiere nutrición parenteral, precisa la administración de soluciones con PH menor de cinco o superior a nueve, o soluciones con más de un diez por ciento de glucosa o un cinco por ciento de aminoácidos. Por otro lado, también se contempla el perfil del paciente que toma fármacos vesicantes u otros que puedan dañar el sistema vascular, terapias múltiples o con tratamiento intravenoso de forma prolongada e intermitente.


Asimismo, los profesionales de la consulta de accesos venosos, puesta en marcha en abril de este año, han atendido ya a cerca de un centenar de pacientes. La mayoría han sido derivados de las unidades de Oncología, Hematología, Neurocirugía, Medicina Interna, Cuidados Paliativos, Infecciosos y Dermatología. El trabajo de estos sanitarios consiste en insertar catéteres venosos centrales de manera periférica (PICC), mediante técnicas ecoguiadas lo que minimiza el riesgo de infección y las complicaciones del procedimiento.


LAS VENTAJAS DE LAS TÉCNICAS ECOGUIADAS


Según el comunicado del hospital, "otras ventajas que ofrece esta técnica con respecto a la estandarizada son un mayor éxito en las inserciones, ya que se logra colocar el catéter sin apenas molestias para el paciente en el 98,9 por ciento de los casos y una reducción del número de flebitis y trombosis por la posibilidad de elegir el calibre más adecuado".


Estas técnicas aportan "un valor añadido porque al insertarse en el antebrazo ofrece mayor confort al paciente y reduce el daño que se produce por ser una zona de menor movimiento. De hecho, muchos de los pacientes han referido que sienten menos molestias que las propias de un análisis de sangre rutinario", se apunta en el comunicado.


Finalmente, los profesionales de la enfermería del hospital han contactado con otros 15 centros de salud para impartir talleres formativos y mantenimientos de catéter PICC para que el paciente "pueda recurrir al apoyo de los profesionales de atención primaria, evitando el desplazamiento hasta el hospital", ha concluido el Virgen del Rocío.