Detenido por circular en dirección prohibida doblando la tasa de alcohol permitida, sin seguro ni ITV

​Los agentes, que patrullaban la calle Candelilla, le ordenaron que detuviese la marcha, pero se introdujo en una tercera calle en dirección prohibida, que acabó en persecución
|

IMG20170803WA0014 1

Agentes de la Policía Local de Sevilla, adscritos a la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, han puesto a disposición judicial a un hombre de más de 50 años de edad por circular en dirección prohibida, cuando doblaba la tasa de alcohol permitida y en un vehículo sin seguro que no había pasado la inspección técnica de vehículos (ITV).


Según ha informado el Ayuntamiento de Sevilla en un comunicado, los hechos tuvieron lugar en la tarde del miércoles, cuando una pareja de agentes patrullaba por la calle Candelilla y observaron a un vehículo circulando en sentido contrario hacia ellos, en dirección prohibida. Los agentes le ordenaron que detuviese la marcha, pero se introdujo en una tercera calle, también en dirección prohibida, comenzando una persecución que acabó en la calle Grulla, donde finalmente detuvo su marcha.


Asimismo, la Policía apreció "síntomas de embriaguez", por lo que le realizaron el control de alcoholemia, superando el doble de lo permitido y, por ello, se puso en conocimiento de la autoridad judicial todo lo sucedido, indicando a este como presunto autor de delitos contra la seguridad vial ya que el vehículo carecía de seguro y tenía la ITV caducada. El auto fue depositado en los almacenes municipales.


Otros casos de conductores ebrios


Asimismo, durante la noche de este jueves se han producido otros dos casos de alcoholemia en la ciudad. El primero, en torno a la medianoche en la calle Esturión, donde una patrulla fue enviada ya que se había producido un accidente y uno de los conductores estaba ebrio, comprobando a su llegada que había varios vehículos dañados. El conductor responsable de los mismos, un varón de unos 30 años, tras realizar la prueba, superó el triple de lo permitido, reconociendo ser el autor de los daños y haber perdió el control de su vehículo tras notar que uno de los neumáticos reventó.


El segundo se produjo cuando otra pareja de agentes de la Policía Local patrullaba por la calle José Díaz y observó a un varón, de la misma edad que el anterior, que circulaba en dirección prohibida por la calle Don Fadrique y posteriormente por el acerado, consiguiendo alcanzarlo en la calle Resolana. Tras tomar contacto con él, le solicitaron la documentación, mas el hombre manifestó que no llevaba el permiso, y tras las comprobaciones rutinarias los agentes tuvieron conocimiento de que carecía de permiso de conducción desde hace un año por pérdida de puntos, por lo que le informaron, como en los casos anteriores, de la puesta en conocimiento judicial de todo lo sucedido.