La Junta de Andalucía aprueba la construcción de un hotel en la calle San Sebastián de Marchena

​La Comisión de Patrimonio ha aprobado recientemente los trámites para que este establecimiento turístico sea una realidad tras años de espera
|


HOTEL SSB


Marchena contará con un hotel de categoría que se ubicará en la calle San Sebastián. Al menos así se desprende del informe remitido por la Comisión Provincial de Patrimonio días atrás y que ha sido confirmado por el Ayuntamiento de la localidad. Desde la Administración Autonómica se considera que la intervención no supone una afección negativa al Conjunto Histórico teniendo como base el vigente planeamiento general del municipio. Además aparecen un total de 150 yacimientos arqueológicos inventariados, tras la prospección arqueológica realizada sobre la totalidad del término municipal.



De este modo, se permite que este solar de 378,77 metros cuadrados albergue un establecimiento hotelero con 25 alojamientos, además de las zonas comunes y de servicio. Según el informe, se propone una edificación entre medianeras de tres plantas (planta baja más dos), con sótano y ático retranqueado sin que se plantee, en principio, una zona de aparcamiento. De los 25 alojamientos, 21 de ellos se establecen para habitaciones de hotel; siendo las cuatro restantes unidades de alojamiento del grupo de hotel-apartamento. La planta sótano se reserva para los espacios de servicio y almacenaje del hotel, así como para una gran sala de usos múltiples y una sala de reuniones. La planta baja, por su parte, quedaría reservada para los espacios de recepción y zonas comunes más representativas y de relación social del hotel (cafetería y comedor). 


Dadas las proporciones de la parcela, la edificación se resuelve con la inclusión en el interior de un gran patio con galerías, que permite el acceso, la iluminación y la ventilación natural de las dependencias interiores. En total, la superficie total construida será de 1.486,61 m2, incluida la planta sótano. 


Cabe recordar, en todo caso, que el Grupo Familiar García asumió el proyecto en solitario tras adquirir la participación de otro grupo familiar marchenero con el que comenzó el proyecto, que ha sufrido diferentes vicisitudes por la coyuntura económica de hace varios años y la dilatación en el tiempo de algunos trámites administrativos.