SEVILLA AL DIVÁN

MI HIJO TAMBIEN TIENE DERECHO A UNA EDUCACIÖN EQUITATIVA E INCLUSIVA

|


Intervencionpsicoeducativaeducacionespecial


El año pasado recortaron los derechos de los alumnos con necesidades educativas a obtener una educación de calidad, a poder recibir una atención especializada que desde los centros educativos no pueden ofrecer. ¿Por qué?, por falta de recursos. En la actualidad, el nivel de alumnos escolarizados requiere un aumento de los recursos educativos, maestros, profesores y personal especializado, material, etc., lo cual, no se hace, es más se encarece. Además de eso, estos alumnos, tiene derecho a becas de ayuda, para que aquellos servicios que no se le pueden dar desde los centros por las cuestiones mencionadas, sean cubiertos por personal especializado fuera de los centros, ayudando a los padres a paliar los costes de una atención privada de calidad.


Pues bien, resulta que usaron una vara de medir un tanto peculiar, considerando como alumnos con necesidades educativas especiales y derecho a beca, a tan solo los que tuviesen un grado de minusvalía certificado, TDAH, Trastornos de Conducta Grave y Alumnos con Altas Capacidades. Y me pregunta es: ¿Dónde quedan los alumnos con Dislexia? o ¿los alumnos con trastornos específicos del lenguaje? o ¿los alumnos con problemas de desarrollo motor? o ¿los alumnos considerados retrasos madurativos sin especificación de diagnóstico y que presentan múltiples problemas en su aprendizaje? y ¿los alumnos con trastorno cognitivo lento? Es decir, donde quedan casi el 70% de los alumnos con dificultades de aprendizaje y por consiguiente problemas de integración.


Estos recortes, han supuesto otros problemas asociados, y es el aumento de nuevas tensiones entre padres, maestros, profesores y equipos de orientación, puesto que desde los centros no pueden hacer más de lo que hacen, y en vez de hablar de la realidad, es decir, que hay recortes y por ello están presionado para firmar y aprobar estas becas de ayuda, dicen que estos alumnos no tienen tantas dificultades y que las que tienen se pueden subsanar desde los centros. Lo cual, a medida que pasa el curso, los padres van viendo que no es así, que se aplazan los protocolos de actuación, que se retrasan las evaluaciones, pasando a veces, años, hasta que son atendidos.


En Andalucía se recoge lo siguiente en el apartado de NEE, y cito tal cual: en el sistema educativo actual, entendemos por alumnado con necesidades educativas especiales a aquel que requiere determinados apoyos y atenciones educativas específicas debido a diferentes grados y tipos de capacidades personales de orden físico, psíquico, cognitivo o sensorial o trastornos graves de conducta.


Este término, necesidades educativas especiales, pone en énfasis no sólo en el alumno o alumna, sino también en la respuesta educativa que precisa a través de aquellos apoyos, ayudas y adaptaciones necesarios para conseguir su máximo desarrollo posible desde un modelo de escuela inclusiva. Perteneciendo a este grupo todo el alumnado con necesidades educativas especiales asociadas a diversidad funcional por: Trastornos graves del desarrollo, Discapacidad visual, Discapacidad intelectual, Discapacidad auditiva, Trastornos de la comunicación, Discapacidad física, Trastornos del Espectro Autista, Trastornos graves de conducta, Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad, Enfermedades raras y crónicas. 


Es decir, todo el conjunto de alumnos que tienen dificultades en su aprendizaje. Hasta aquí todo genial, pero ahora me dice en Real Decreto 293/2016 de 15 de Julio (BOE de 16 de Julio de 2016) y de conformidad con la vigente normativa en materia de subvenciones públicas, especialmente con la Orden ECI/1815/2005, que sólo podrán acceder a las becas los alumnos que cumplan los siguientes requisitos:

Ayudas directas para alumnos afectados con TDAH

Ayudas a alumnos con Discapacidad y Trastorno de Conducta Grave

Ayuda a alumnos con Altas Capacidades.


¿Y los demás?, ¿qué entendemos por discapacidad?, puesto que si discapacidad se refiere a una persona que presenta alguna limitación física, mental o cognitiva que le impide desarrollar alguna función con normalidad, entonces en este epígrafe entrarían todos los alumnos con NEE, es decir, todos los alumnos que requieran apoyo educativo. Por lo que todos podrían optar a recibir ayuda. Y cuando digo optar, es que no se puede desde inicio eliminar o excluir al 70 % del alumnado, otra cosa muy distinta es que se estudie cada caso (tutores, orientador y personal especializado) y se llegue a una conclusión objetiva tanto con la dificultades del menor, como con los recursos que cuenta el centro para llevar a cabo un protocolo de actuación eficaz, integrativo y equitativo.


Padres, debéis solicitar y buscar todos los recursos para que se respeten los derechos de vuestros hijos. Maestros, profesores, debéis mostrar la realidad de los centros y la precariedad de recursos, sin tapujos y rodeos, para que entre todos hagamos fuerza. Entre todos podemos conseguir la sensibilización necesaria para que se atiendan a nuestros hijos con solvencia y eficacia. PRACTICAR LA VIDA, significa también COMPROMISO para la búsqueda de una educación digna y equitativa.