Movilidad inicia los trabajos de sustitución y renovación de la señalización peatonal turística

Se identifican 66 puntos que tendrán continuidad a través de una red de itinerarios peatonales que pretenden enlazar los distintos enclaves mediante rutas previamente establecidas
|


Seales2


El Ayuntamiento de Sevilla, a través de su Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, ha presentado hoy el nuevo Plan de Señalización Peatonal Turística para la ciudad. Este plan recoge un conjunto de actuaciones encaminadas a identificar los principales puntos de interés turístico de la capital hispalense y ponerlos en valor mediante su adecuada señalización y el empleo de diversos tipos de señales.



Su elaboración se ha ejecutado en distintas fases. La primera consistió en analizar la señalización existente. Se detectó que existen numerosos puntos de interés que no reflejados. Por este motivo, esta primera fase concluyó con la necesidad de realizar una evaluación inicial de los principales enclaves de interés desde el punto de vista turístico, trabajo que ha sido realizado en coordinación con el Consorcio de Turismo de Sevilla, identificándose un total de 66 puntos a tener en cuenta en la redacción del plan.



En la segunda fase se posicionaron dichos puntos sobre la planimetría de la ciudad y se definió una red de itinerarios de unión entre los mismos, conformando una serie de rutas a través de las cuales los turistas podrán visitarlos de manera ordenada y previamente fijada. Esta red se ha diseñado de manera radial, confluyendo siempre hacia la zona monumental conformada por la Catedral, el Real Alcázar y el Archivo de Indias, epicentro del Casco Histórico.



Una vez identificados los puntos de interés y definidos los itinerarios peatonales, la tercera fase del plan llevó a cabo un estudio de las necesidades de señalización para conseguir que exista la deseada continuidad. En los enclaves en los que los turistas dudaban sobre las diferentes posibilidades de recorrido, se instalará un conjunto de señales orientadas hacia la dirección que hay que seguir para alcanzar los destinos.


Estas señales contendrán igualmente los tiempos estimados de llegada en minutos a pie, permitiendo, así, un tipo de turismo más sostenible, en el que los visitantes puedan conocer no sólo los monumentos de la ciudad sino también su entramado de calles y el entorno. Dicho estudio ha dado como resultado una red de postes y banderolas, además de carteles de situación estratégicamente ubicados.


En total se instalarán de hasta 55 postes, con 380 banderolas direccionales, y 16 carteles de situación que se sumarán a los ya existentes. Esta red de señales se completará con un conjunto de 46 señales de destino, de tal forma que el turista pueda identificar el punto de interés una vez alcanzado, sin que pase de largo sobre los mismos.



La información existente en cada uno de los postes ha sido igualmente estudiada. Se ha llevado a cabo una sectorización de las zonas de instalación para así evitar la instalación de postes sobrecargados de información. Los postes siempre ofrecerán la información sobre los puntos de interés ubicados en los sectores cercanos, salvo de la zona monumental, que se repite en todos ante el carácter radial de la red, que confluye hacia la zona de la Catedral, el Real Alcázar y el Archivo de Indias desde cualquier punto de la capital.Por último, el tipo de señales elegidas también ha sido estudiado desde diversos puntos de vista partiendo de la experiencia de la señalización existente. Esta será retirada de forma paulatina conforme vaya avanzando la colocación de las nuevas señales.


De hecho, se detectó que las señales actuales emplean tipos de letra de reducido tamaño, al tener que encajar en un espacio muy reducido los textos en dos idiomas más. Igualmente, la altura de colocación de las mismas también supone un factor determinante para su visibilidad, así como el vandalismo sobre las mismas. Muchas se encuentran deterioradas como consecuencia de pintadas y pegatinas, ofreciendo un aspecto poco acorde con el entorno sobre el que se ubican. Se constató que en la mayoría de los casos no existe continuidad en su ubicación, lo cual puede inducir a la desorientación de los turistas.


Por tanto, el nuevo diseño de señales recogerá tipos de letra mayores y reduce a 2 el número de idiomas para evitar los tamaños pequeños y la excesiva densidad de textos en las señales. Los textos serán en español e inglés. Y para evitar el deterioro que genera la colocación de pegatinas y las pintadas, postes y banderolas llevarán un tratamiento especial antivandálico que dificulta la fijación de estos elementos y facilita las labores de limpieza sin provocar daños.



El delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, ha destacado hoy la importancia de este tipo de proyectos, “que pretenden mejorar la percepción de calidad de los viajes de los turistas que llegan a la ciudad, a la vez que fomentar un tipo de turismo más sostenible y de mayor interés para esta ciudad, guiando a los turistas por rutas peatonales y animándoles a conocer la ciudad en su conjunto y no sólo los monumentos, lo cual favorecerá indudablemente la actividad comercial del Casco Antiguo y permitirá a los visitantes llevarse una visión más real de uno de los cacos históricos más extensos de toda Europa”.



Estas actuaciones se complementan con las ya anunciadas en el mes de junio de reordenación de los principales puntos de subida y bajada de autobuses turísticos que Movilidad va a habilitar en el entorno de las principales áreas de desembarco de visitantes en los autobuses los puntos de parada que se arbitrarán tras el verano en las zonas de Paseo Colón y Menéndez Pelayo.



Cabrera resaltado, asimismo, el “conjunto de actuaciones que desde Movilidad se están aplicando para intentar ordenar el importante flujo de visitantes que Sevilla está recibiendo y la necesaria convivencia con los vecinos, de manera que las visitas se produzcan de forma ordenada y dirigidas hacia aquellos puntos especialmente acondicionados para ello, anticipando las condiciones para que el desarrollo de la actividad turística sea compatible con el día a día de los sevillanos y las sevillanas y evitando así que el crecimiento la misma se produzca de forma desordenada con las consecuentes molestias para los vecinos de las zonas afectadas y para la movilidad en general”.