El juez mantiene en prisión a los padres del bebé fallecido en Sevilla por presuntos malos tratos

Ambos encausados han recurrido la decisión del juez en apelación ante la Audiencia Provincil de Sevilla
|

Audienciaprovincialysalastribunalsuperiordeandaluca1 3


El juez de refuerzo del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla ha ratificado la situación de prisión provisional de los padres del bebé de seis meses que falleció el pasado día 17 de junio en Sevilla a consecuencia de las lesiones sufridas por los presuntos malos tratos sufridos.  Fuentes judiciales han informado a Europa Press de que, de este modo, el juez José Ignacio Vilaplana ha rechazado los recursos presentados contra el auto de prisión por los dos imputados, como son Brian S.R.G. y Ruth F.G., de 19 y 18 años, respectivamente. 


Las mismas fuentes consultadas han indicado que el juez mantiene a ambos la imputación por el delito de homicidio, maltrato y abandono de familia, todo ello a expensas de lo que resulte de las diligencias pendientes, fundamentalmente del informe de autopsia y de las testificales que hay señaladas para el próximo mes de septiembre. En ambos casos, el juez entiende que permanece el riesgo de fuga por la gravedad de los delitos y la posibilidad de alterar posibles fuente de prueba. En cualquier caso, ambos encausados han recurrido la decisión del juez en apelación ante la Audiencia Provincial de Sevilla. 


El padre del bebé solicitó su puesta en libertad en un escrito donde criticaba la actuación "absolutamente negligente" en este caso de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales. En el recurso contra el auto de prisión, al que ha tenido acceso Europa Press, el abogado de Bryan S.R.G. consideraba que la actuación de la Administración "raya en un delito de comisión por omisión" al "no haber intervenido en los momentos necesarios para evitar" que los padres del bebé, "inexpertos e infantiles, carentes del más mínimo sentido de la responsabilidad, pudieran hacerse cargo" del pequeño. 


 De este modo, el letrado de los padres del bebé, Juan Isidro Fernández, dice que la Consejería de Igualdad "debe ser traída" al caso en calidad de investigada "en la persona de sus más directos representantes que negligentemente y de manera incomprensible no actuaron" con este bebé, que nació a los seis meses de gestación, con graves problemas de salud y con unos padres "inexpertos, inmaduros y completamente marginales". 


"ALTO RIESGO" 


"A ello hay que sumar el alto riesgo que presentaba el entorno social" de los padres, que residían de 'ocupas' en un piso, "sin luz ni agua, sin muebles" y que acababan de salir de la cárcel por el presunto robo de un teléfono móvil, siendo "completamente inmaduros e incapaces de comprender la situación de riesgo del menor". 


A su juicio, se trata de una pareja "desnaturalizada, sin apoyo familiar ni económico de ningún tipo", constituyendo de este modo "una drástica y lamentable situación que unida a su absoluta falta de conocimiento e impericia ha desembocado en tan trágico e indeseado fin". "¿Por qué no se personaron los servicios sociales en el domicilio de ambos progenitores durante los tres meses que convivieron con el bebé? ¿Por qué cuando no acuden a la revisión del Hospital Virgen Macarena con el bebé no activan el protocolo de riesgo para comprobar las condiciones socioeconómicas en las que iba a desenvolverse el menor, así como las condiciones de habitabilidad, limpieza, higiene, en las que el menor iba a crecer en un piso ocupado?", se pregunta el abogado. 


"NO ESTAMOS ANTE UN HOMICIDIO DOLOSO" 


El letrado, asimismo, considera que "no estamos ante un homicidio doloso", ya que "no existe mínimo dolo ni siquiera eventual de querer causar la muerte" del bebé y el padre "intentó salvarle la vida" al pequeño tras atragantarse mientras tomaba el biberón, realizándole en ese momento una serie de maniobras por las que pudo provocarle alguna de las lesiones. 


Además, expone que los padres del bebé acudían "periódicamente" al Hospital Virgen Macarena "para ver y aprender cómo debían dar el biberón a su niño, cómo debían cogerlo, cómo se limpiaría el bebé y se bañaría", lo que llevaron a efecto "escrupulosamente" tres veces diarias durante tres meses. 


"Si no hubieran querido a este bebé, ¿no hubiera sido más fácil dejarlo ingresado y firmar para que lo cogiera una familia de acogida?", se pregunta. Al hilo, se refiere a la madre del pequeño señalando que "se trata de una niña y no de una mujer, sin entendimiento y capacidad para afrontar esta situación", por lo que solicitará el examen del equipo psicotécnico y de un forense especialista en psiquiatría para determinar sus capacidades volitivas y cognitivas.