El Ayuntamiento inicia las obras para peatonalizar el entorno de la Basílica y el Arco de la Macarena

El delegado del Casco Antiguo, Juan Carlos Cabrera, ha destacado que los trabajos pueden ser de importancia estratégica para el distrito, y que costará 423.711 euros
|

MacarenaGL4

El delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz, junto al delegado del distrito Casco Antiguo, Juan Carlos Cabrera, han visitado hoy el entorno de la basílica y el Arco de la Macarena con motivo de la firma del acta de inicio de las obras y el arranque de los trabajos previos a la peatonalización y reurbanización de la zona licitada por la Gerencia de Urbanismo por un importe de 423.711 euros.



“Es una obra demandada desde hace años y que nos permitirá poner en valor un entorno patrimonial de primer nivel, y recuperar espacios para el peatón en la ciudad”, explicó Antonio Muñoz. “Se inician las obras en agosto tras un diálogo previo con las hermandades, las ampas de los colegios y las entidades vecinales. Es una obra de importancia estratégica para el distrito”, subrayó, por su parte, Juan Carlos Cabrera. Junto a ellos, el hermano mayor de la Macarena, Manuel García, así como los técnicos responsables del proyecto de la Gerencia de Urbanismo y de la empresa adjudicataria, Grucal, acudieron a la presentación. La previsión es que la obra tenga una duración de seis meses y esté concluida a principios de 2018.



El proyecto pretende transformar un espacio que en estos momentos está desordenado y deteriorado, con problemas de accesibilidad, dificultades para el peatón y sin mobiliario urbano ni arbolado en el que se encuentran un BIC como es el arco de la Macarena y la Basílica de la Macarena, uno de los templos más visitados de la ciudad. El proyecto prevé que esta plaza se convierta en un espacio abierto y diáfano con plataforma única y sin barreras arquitectónicas. Contará con una hilera de naranjos, parterres con elementos vegetales y bancos, así como con un nuevo carril bici que favorezca la movilidad ciclista. Los trabajos arrancan formalmente hoy, llevarán acompañados estudios arqueológicos.


En cuanto a la movilidad, se realiza una reordenación del tráfico de forma que el acceso a San Luis se realice a través de la calle Macarena y que el tráfico desde Bequer se desvíe por Muros hasta Escoberos. Se reubicará la parada de taxis, se reordenará la carga y descarga y se generará un itinerario alternativo para los microbuses de transporte público o escolar que transitan por la zona. De esta forma, no tendrán afectación significativa para los vecinos comerciantes y centros escolares de la zona.