La UPO constata una bajada de casi el 79% en el número de alumnos en precario con necesidad de ayudas especiales

​Supone un importante empujón para aquellos que se ven imposibilitados a culminar la carrera por situaciones sobrevenidas u otro tipo de dificultades sociales, económicas o familiares
|


Fotonoticia 20170723113039 640 1



La Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla ha constatado una bajada del 78,5 por ciento desde hace cuatro años en el número de alumnos en precario que precisan de una convocatoria de ayudas económicas especiales ante el riesgo de tener que salir del sistema universitario por cuestiones pecuniarias. 


Así lo ha indicado en una entrevista concedida a Europa Press el rector de la UPO, Vicente Guzmán, que explica que la última cifra de estudiantes a los que se pagaron los estudios universitarios, y descontando becas de más amplio rango por subvencionar apartados específicos como el comedor, apuntaban a un colectivo de aproximadamente unas 150 personas. Cuando se empezó esta convocatoria de ayudas la cifra ascendía a 700. 


"Las cosas han ido funcionando bien, el colectivo ha quedado disminuido porque se han hecho efectivas las ayudas, aunque siempre hay situaciones nuevas, personas con un daño sobrevenido durante el curso. Cuando termine este curso volveremos a evaluarlo", ha asegurado al respecto Guzmán. 


Todo ello se enmarca en una política de ayudas al estudiante en la que "hay muchas cosas que cubrir, y mientras existan necesidades tenemos que intentar colmarlas: para eso podemos ir sumando instituciones y dinero, pues si puedes dar más becas, suponiendo que no hiciera falta beneficiar a más personas, sí se puede incrementar la cuantía de las de ahora". Añade Guzmán que, aunque las medidas que adoptamos son positivas para los estudiantes, "la política será siempre incorporar empresas y fondos, y si no hay más necesidades, incrementar la dotación hasta lo legalmente permitible". 


El pasado mes de noviembre, la UPO, Cáritas Universitaria, CaixaBank y Fundación Persán firmaron un convenio marco entre dichas entidades por el cual se promoverían nuevas ayudas a los estudiantes de la UPO con dificultades sociales, económicas o familiares. Fruto de este convenio, Cáritas Universitaria, con el patrocinio de la Obra Social La Caixa y de la Fundación Persán y bajo la supervisión del Vicerrectorado de Estudiantes de la Olavide, convocaría nuevas ayudas para estudiantes de la UPO que sufrieran dificultades socioeconómicas durante el curso 2016-2017 a través del programa 'La rosa blanca'. 


Atendiendo a la difícil situación social que viven muchos miembros de la comunidad universitaria, los responsables de las entidades firmantes de la renovación de este convenio subrayaban su voluntad de consolidar este marco de colaboración para la promoción de estas ayudas para este curso 2016-17 a estudiantes universitarios, que, sin superar los 35 años de edad, se ven imposibilitados a culminar su titulación universitaria por situaciones sobrevenidas u otro tipo de dificultades sociales, económicas o familiares.