Divergencias en la clase política por los cambios propuestos en la Bienal de Flamenco

​Desde Ciudadanos afirman que los cambios se deben a la presión de Participa, que considera que esta variación era necesaria para el espíritu del festival
|

JoseMerce08

El cambio en la dirección de la Bienal de Flamenco no ha sentado igual a la clase política. En este sentido, desde Ciudadanos Javier Millán ha criticado  “el daño a la Bienal y al sector" que está provocando el delegado de Cultura, Antonio Muñoz, con “el sorpresivo cambio de dirección realizado a instancias de Podemos”. Millán no entiende que “el cambio de dirección se produzca ocho meses después de la clausura de la última Bienal de Flamenco, cuando el 95 por ciento de la programación ya se encontraba cerrada”, lo que genera genera “una grave desconfianza e inseguridad en el sector” y traslada “una imagen lamentable de la ciudad y del referente cultural que es este festival”.


La formación naranja explica que la principal modificación producida, “a propuesta de Podemos”, es el cambio de director de la Bienal y que la dirección será por una sola edición a partir de ahora, una fórmula que no comparten en la formación naranja, donde consideran que “se deben abanderar proyectos con objetivos a medio-largo plazo, de aproximadamente tres años”, lamentando que “en la nueva fórmula prevalece el cortoplacismo y la improvisación a los que nos tiene acostumbrados este gobierno”.


De hecho, critican a “un delegado de Cultura sobrepasado y que lleva su área como pollo sin cabeza”, pidiendo explicaciones a Muñoz por “su pacto encubierto con Podemos en vez de mirar por lo mejor para la Bienal”. Así relatan que “Podemos criticó al director y Muñoz se lo ha cargado, luego propuso el turno rotatorio y Muñoz lo implanta, y posteriormente Podemos propone asesores remunerados y Muñoz ejecuta la decisión”.


Millán se pregunta "por qué el delegado de Cultura se pliega a las reivindicaciones de Podemos", lo que “es una señal del giro a la izquierda radical de Espadas” y se cuestiona “si el delegado tiene algo que esconder”. Así, con respecto a la mesa de trabajo formada por asesores “que serán remunerados”, el portavoz de Ciudadanos se pregunta“quién elegirá a los miembros y si este punto formará parte de algún pacto encubierto de los socialistas con Podemos”.


Ante todo esto, Millán ha finalizado pidiendo “explicaciones públicas” al delegado de Cultura por hechos "que no se entienden y generan más dudas dentro de su área”, exigiendo “máxima transparencia y responsabilidad con la Bienal de Flamenco y con la cultura de la ciudad de Sevilla, que no debe ser moneda de cambio ni puede estar supeditada a intereses políticos”.


Por otra parte, desde Participa Sevilla, su portavoz, Susana Serrano, manifestó que “desde hace años se viene reclamando desde los profesionales del flamenco un cambio en profundidad para la Bienal de Sevilla. Para este cambio de modelo era necesario un cambio de dirección”, ha reconocido Serrano, que celebra el nombramiento de José Luis Ortiz Nuevo como director elegido para esta XX edición conmemorativa de la Bienal. “Sin duda, la persona más adecuada para repensar y actualizar la Bienal que él mismo fundó”, según Serrano.


“Somos conscientes de que el cambio de modelo no va a ser de la noche a la mañana, pero sin duda, hemos iniciado el camino adecuado. Había llegado el momento de reiniciar la Bienal y ya estamos en ello”, ha manifestado la portavoz de Participa, que ha destacado la gran acogida en el sector, lo que demuestra la necesidad de este cambio y la disposición de numerosas personas para colaborar y aportar en este nuevo modelo.


Según Serrano, este cambio debe garantizar la dignificación de todas las personas que vienen dando su vida a este arte y que a duras penas resisten la precariedad. También el evento debe alcanzar mayor autonomía, no solo en su estructura, sino que también gane en transparencia para quedar libre de posibles injerencias políticas y de sectores que sólo buscan su propio beneficio. Además, la Bienal también necesita implicación económica de más organizaciones y de las instituciones que ya la apoyan. “Para todo esto es necesario contar con una figura con la suficiente legitimidad, como es el caso de Ortiz Nuevo, capaz de promover y facilitar este nuevo enfoque y estas nuevas alianzas”, ha reconocido la edil.


Participa Sevilla ha demostrado con toda la documentación que tiene en su poder que la memoria económica facilitada por la Bienal de Flamenco “no correspondía con la realidad, como ya reconoció el propio delegado de Cultura en el pleno del mes de junio en el que se aprobó un reconocimiento de crédito del ICAS, del que el 40% pertenecían a gastos pendiente de la Bienal”, según Serrano. Igualmente, Serrano ha hecho referencia al contrato, del que también tienen una copia, del director ya cesado en el que se especifica claramente que entre sus competencias estaba la responsabilidad económica de la Bienal.


Para Participa Sevilla, el flamenco es un elemento clave de nuestra cultura y es imprescindible restablecer y reconectar con sus raíces populares y su capacidad de hablar de nuestro tiempo. “Durante más de un año hemos trabajado para señalar aquello que debía mejorarse, denunciar lo intolerable y proponer cambios concretos que iniciaran una nueva andadura. Este cambio conseguido, sin duda, es un avance en beneficio del flamenco y de la ciudad de Sevilla.